CAPÍTULO 8

Sustantivos

§ 1. Los sustantivos se cuentan entre las palabras que el Diccionario de la Real Academia Española distingue con los indices 1.m. o 1.f. o 1.m. y f. Abarcan cuerpos [1], cúmulos [2], objetos unidimensionales [3], sustancias dispersas [4], fracciones [5], partes propias de un cuerpo [6], porciones corporales [7], fenómenos físicos [8], efectos de fenómenos físicos o fisiológicos [9], unidades de medición [10], entes sociales y económicos [11], instituciones [12], entes culturales [13], estados anímicos [14], virtudes y vicios morales [15], obras de arte [16], entes ideales [17], otras entidades difícilmente caracterizables [18] y fantasías [19].

    Algunos sustantivos derivan de adjetivos, de verbos o de vinculares. A casi todos los que derivan de verbos el Diccionario los define como "acción de ..." [20] o como "acción y efecto de ..." [21] o como "acto de ..." [22] (en las que los puntos suspensivos representan un infinitivo); de otros informa de qué verbo derivan [23]; de algunos ofrece la definición sin más.

    Los que derivan de adjetivos abarcan cualidades [24].

    Los que derivan de verbos intransitivos abarcan accidentes [25].

    Los que derivan de verbos transitivos o de verbos que rigen preposición o de vinculares abarcan relaciones [26].

    Algunos nombres propios de persona suelen usarse como sustantivos de cuerpo [27] o de ente cultural [28].

§ 2. Normas semánticas.

    Las normas semánticas de los sustantivos se siguen de las definiciones del Diccionario de la Real Academia Española; p.ej.,

árbol: abarca los vegetales que viven más de dos años y tienen tronco leñoso, elevado y ramificado a cierta altura del suelo.

mar: abarca las masas de agua salada que cubren una superficie terrestre determinada por la Organización Hidrográfica Internacional.

arboleda: abarca los cúmulos de árboles plantados en un terreno.

agua: abarca la sustancia líquida, transparente, inodora, insípida e incolora.

gremio: abarca los fragmentos de la sociedad integrados por todas las personas de una misma ocupación laboral.

sindicato: abarca las asociaciones integradas por trabajadores de un mismo gremio con el fin de lograr sus aspiraciones laborales.

municipio: abarca las divisiones administrativas estatales regidas por un ayuntamiento.

arte: abarca las obras que expresan visiones o interpretaciones personales y desinteresadas de la realidad o de la imaginación con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.

cima: abarca las partes corporales más altas.

puñado: abarca las porciones que caben en un puño.

mitad: abarca los resultados de la división de un todo en dos partes iguales.

§ 2.1. Observaciones.

    Muchos sustantivos que abarcan cuerpo a veces también abarcan sustancias [29].

    En verdad, todos los sustantivos que abancan cuerpos pueden abarcar sustancia y al revés. Es sólo por razones culturales o porque la realidad es como es, y no por razones idiomáticas, que algunos sustantivos siempre abarcan cuerpo (o sustancias). Dame más hombre blanco y El hombre blanco escasea suenan muy mal, pero ello se debe sólo a nuestras buenas costumbres: uno bien puede imaginar a caníbales convertidos en hispanohablantes por un lingüista, y al pobre lingüista convertido en bocado en medio de una queja unánime: Lástima que ya se haya acabado el hombre blanco. También suena mal Encontró en una mina varios oros, pero eso no se debe a que le esté idiomáticamente vedado a oro abarcar sustancias varias, sino a que, a diferencia de lo que ocurre con metal, no hay oros de diversos tipos.

    Esta doble interpretación del sustantivo es causa de ambigüedad; p.ej., A Juan el mate no le gusta sirve tanto para decir que a Juan no le gusta la infusión como para decir que a Juan no le gusta el mate que está bebiendo.

    Algunas sustancias dispersas se conciben como agregados de partes; por ejemplo, el vino. Así, hay varios sustantivos que abarcan vinos: vino tinto, vino blanco, vino rosado; vino jerez, vino oporto, etc.

    Decena, docena, veintena, treintena, centenar, gruesa, millar, millón, billón y trillón abarcan cúmulos de la cantidad respectiva. También abarcan a veces cúmulos semejantes los nombres numéricos cien, ciento y mil [30].

    Los sustantivos que abarcan cuerpos también abarcan especies [31].

    Los sustantivos que abarcan porciones suelen abarcar cúmulos [32].

    El significado de los nombres propios usados como sustantivos no es regular. A veces abarcan ciertas facetas del objeto [33]; a veces, a determinadas personas de un mismo apellido y a veces a personas cualesquiera de un mismo nombre o apellido [34]; a veces, a personas similares en ciertos respectos al objeto nombrado por el nombre propio usado rectamente [35]. Tampoco son raros los usos metonímicos [36].

    La laxitud del nombre propio usado como sustantivo da origen a múltiples homónimos: Borgia, en El Borgia que habló ayer podría abarcar, p.ej., tanto a las personas apellidadas Borgia como a las de los miembros de cierta familia o a los émulos del hijo ilegítimo del papa Alejandro VI o las facetas de cierto individuo llamado Borgia.

_______

NOTAS

[1] Ejemplos:

En una baldosa del patio una abeja proyectaba una sombra fija. (J. L. Borges, 'El milagro secreto')

En aquel árbol hay dos halcones. (H. Quiroga, 'La insolación')

La abuela (...) parecía una hermosa ballena blanca (...). (G. García Márquez, 'La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada')

El carro iba dando tumbos (...). (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

vio a la orilla de una gran laguna un tigre enorme que quería comer una tortuga (...). (H. Quiroga, 'La tortuga gigante')

Las naciones de ese planeta son - congénitamente - idealistas. (J. L. Borges, 'Tlon Uqbar Orbis Tertius')

[2] Los cúmulos, a diferencia de los conjuntos, son agregados de objetos físicos. Nadie puede tener en su bolsillo un conjunto C de monedas porque los conjuntos son entidades ideales; pero sí puede tener el cúmulo de las monedas pertenecientes a C.

Ejemplos:

Detrás de una arboleda surgió de pronto una mansión espléndida (...). (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

la villa de Betanzos es hoy un miserable caserío habitado por veinticinco personas (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

La gente se juntó alrededor del rancho del viejo (...). (I. Allende, 'La casa de los espíritus')

Gándara encontraba una yegua blanca u overa en la manada de un vecino (...). (G. Hudson, 'Allá lejos y hace tiempo')

En pocas horas reunió un grupo de hombres bien equipados (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

ante la inminencia del peligro y presidido por la víbora de cascabel, se reunió el congreso de las víboras. (H. Quiroga, 'Anaconda')

[3] Ejemplos:

Aconteció todo en unos segundos. (Azorín, 'El escritor')

Minuto tras minuto esperó cinco horas. (H. Quiroga, 'Anaconda')

Así anduvo días y días, semana tras semana. (H. Quiroga, 'La tortuga gigante')

Dentro de un mes o de un año, ella llegará. (H. Quiroga, 'El espectro')

fue más de medio siglo después de la conquista cuando los arequipeños bautizaron su volcán (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

La humanidad entrará en el tercer milenio bajo el imperio de las palabras. (G. García Márquez, 'Botella al mar para el dios de las palabras')

era una noche de primavera (...). (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

[4] Ejemplos:

a lo lejos brillan (...) los farolillos de aceite. (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

se bebía el agua de la tierra (...). (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

vive en un grano de arena (...). (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

El arroz y las frutas de su tributo eran pábulo suficiente para su cuerpo (...). (J. L. Borges, 'La biblioteca total')

Santa Sofía de la Piedad fue a tirar la basura en el traspatio (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

a esa hora me hubiera comido (...) un pedazo de carne, café con leche y pan (...). (G. García Márquez, 'Relato de un náufrago')

son mortales (...)que se han de convertir en polvo y ceniza. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

ningún alemán podía vivir sin cerveza (...). (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

acabó de medir la harina para el pan (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

pusieron un montón de hierba seca en mitad de la calle (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

Tus pies pequeñitos movían los pedales de hierro (...). (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

a lo lejos se escapaba de una pequeña chimenea el humo tenue de las almonas (...). (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

en los viejos telares arcan la lana (...). (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

voy viendo toscos grabados abiertos en madera (...). (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

arrancó la maleza de raíz (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

allí habrá (...) redondas bolas de manteca (...). (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

unos pocos escalones de mármol descendían a un sótano. (J. L. Borges, 'La muerte y la brújula')

era una sangre oleosa, brillante y verde, igual que la miel de menta. (G. García Márquez, 'La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada')

yo veía perderse en la niebla las luces de Mobile (...). (G. García Márquez, 'Relato de un náufrago')

La lluvia había cesado y la tierra estaba cubierta de nieve nueva. (J. L. Borges, 'El disco')

Puso sobre el reclinatorio un puño de monedas de oro (...). (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

La cubierta era de recio y blanco papel de hilo (...). (Azorín, 'El escritor')

le negó el pasto para sus animales. (J. Rulfo, '¡Diles que no me maten!')

yo tengo una cajita de plata de fino y oloroso polvo de tabaco, un sombrero grande de copa y un paraguas de seda con recia armadura de ballena. (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

unas perdices (...) picotean en sus cajoncitos llenos de trigo. (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

Y en días de aire se ve al viento arrastrando hojas de árboles (...). (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

[5] abarcan fracciones parte, mayoría, totalidad, mitad, tercio, cuarto, quinto, sexto, séptimo, octavo, noveno, décimo, centésimo; las palabras que resultan de sufijar ésimo a mil, millón o billón - p.ej., milésimo, millonésimo -; y las palabras que resultan de prefijar a estas últimas diez, cien o mil - p.ej., diezmilésimo, cienmillonésimo -.

Ejemplos:

Bastaba un cuarto de pastilla para quedar sin sentido (...). (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

La mayoría de los amigos de Aureliano andaban entusiasmados con la idea de liquidar el orden conservador (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

se tragó la mitad del remo. (G. García Márquez, 'Relato de un náufrago')

la mitad del vecindario tomó partido (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

Una parte de nosotros no es nuestra, es de la totalidad (...). (B. Pérez Galdós, 'O' Donnell')

apenas gastaba el tercio de sus rentas. (B. Pérez Galdós, 'La campaña del Maestrazgo')

Él y su piano constituyen la totalidad de la orquesta (...). (A. Bioy Casares, 'El gran serafín')

[6] Ejemplos:

Fragoso sintió un golpe de colmillos en el borde de las botas (...). (H. Quiroga, 'Anaconda')

se me apareció una mujer en la cabecera de la cama (...). (G. García Márquez, 'El coronel no tiene quien le escriba')

hizo construir una pequeña casa en la cima de una montaña (...). (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

existió la fuente Cuyana (...) en la cumbre de un cerro escarpado (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

tendió su capa (...) al pie del árbol (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

[7] Ejemplos:

Si fuera mío, lo podría vender por una barra de oro (...). (J. L. Borges, 'El disco')

respiró a fondo una bocanada de aire abrasante (...). (G. García Márquez, 'La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada')

El mero roce de una brizna de pasto me hacía feliz. (G. Hudson, 'Allá lejos y hace tiempo')

ayer no se hartaba de estirar de un copo de estopa (...). (Cervantes, 'Quijote')

se puede mirar una saca de carbón o un fardo de tejidos (...). (B. Pérez Galdós, 'Fortunata y Jacinta')

Hogaño no hay aceitunas, ni se halla una gota de vinagre en todo este pueblo (...). (Cervantes, 'Quijote')

no habían dejado ni un grano de trigo, ni un azumbre de vino, ni un puñado de paja. (B. Pérez Galdós, 'Bailén')

Le desenredó el cabello hebra por hebra (...). (G. García Márquez, 'La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada')

El jirón de papel se había desprendido de la imagen (...). (B. Pérez Galdós, 'Bailén')

Una lonja de cuero de oveja, con lana para adentro, me sujetaba (...). (R. Güiraldes, ‘Don Segundo Sombra’)

María (...) entregaba a Emma un manojo de montenegros, mejoranas y claveles (...). (J. Isaacs, 'María')

le rogó le dejase mojar un mendrugo de pan en una de aquellas ollas. (Cervantes, 'Quijote')

una mota de polvo (...) ponía furioso a don Andrés (...). (V. Blasco Ibáñez, 'El establo de Eva')

Zurite no avanzó un palmo de camino para el Cuzco (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

¡Venturoso aquél a quien el cielo dio un pedazo de pan (...). (Cervantes, 'Quijote')

Lo repito sin pizca de ironía (...). (B. Pérez Galdós, 'Lo prohibido')

trújole el huésped una porción del mal remojado y peor cocido bacallao (...). (Cervantes, 'Quijote')

partido el pan, dieron a su libertador una rebanada (...). (B. Pérez Galdós, 'De Oñate a La Granja')

La dama (...) se metió un terrón de azúcar en la boca. (L. Alas "Clarín", 'La Regenta')

Encontré un trozo de cecina (...). (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

    También abarcan porciones corporales algunos sustantivos de recipientes; p.ej.,

aprendió también a traer de noche tres baldes de agua del pozo (...). (H. Quiroga, 'El desierto')

llevamos (...) dos barriles de vino y de ron (...). (Pío Baroja, 'Las inquietudes de Shanti Andía')

En una cesta (...) se guardaban botellas de Jerez y algunas de champagne (...). (B. Pérez Galdós, 'Aita Tettauen')

En el tren (...) recibía cajas y más cajas de champaña y de brandy. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

apareció con una lata de engrudo y una brocha (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

bebieron unas copas de aguardiente y salieron de la taberna (...). (Pío Baroja, 'La lucha por la vida - Aurora roja')

las damajuanas de vino y las frasqueras de ginebra prometían un gran entusiasmo popular. (R. J. Payró, 'Divertidas aventuras del nieto de Juan Moreira')

trajo el negrito una garrafa de aguardiente y vasos para beberlo. (B. Pérez Galdós, 'Aita Tettauen')

Pidió una jarra de café tinto y dos paquetes de cigarrillos (...). (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

bebíase luego un gran jarro de agua fría (...). (Cervantes, 'Quijote')

le regalaron una lata de aceite de oliva (...). (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

El muchacho (...) le llevó una taza de chocolate espeso y humeante (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

Remedios le llevaba a media mañana un tazón de café sin azúcar (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

Pura Vicario pidió un vaso de agua en la cantina. (G. García Márquez, 'Crónica de una muerte anunciada')

[8] Ejemplos:

ni el óxido había alterado el brillo de los metales (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

Luz da el fuego (...). (Cervantes, 'Quijote')

a la sombra de unos árboles se sentaron (...). (Cervantes, 'Quijote')

[9] Ejemplos:

ni el frío le ofendía, ni el calor le enfadaba. (Cervantes, 'La ilustre fregona')

no había otra luz que la que daba una lámpara (...). (Cervantes, 'Quijote')

Fui caminando a pasos cortos, tentaleando en la oscuridad (...). (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

¿No oyes (...) el ruido de los atambores? (Cervantes, 'Quijote')

Pero en ese momento no sentía sed ni hambre. (G. García Márquez, 'Relato de un náufrago')

el sueño (...) le comenzaba a cerrar los párpados (...). (Cervantes, 'Quijote')

[10] Ejemplos:

compré un kilo de café. (A. Bioy Casares, 'En memoria de Paulina')

Le ofrecí cincuenta hectolitros de maíz (...). (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

Sacó una cápsula de 9 milímetros (...). (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

había hecho un viaje de trescientas leguas (...). (H. Quiroga, 'La tortuga gigante')

Había una doble cerca de dos metros con ochenta de altura (...). (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

los acompañó algunas cuadras (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

Necesitaba nadar dos kilómetros (...). (G. García Márquez, 'Relato de un náufrago')

El turrón se hace con (...) quinientos gramos de azúcar (...). (L. Esquivel, 'Como agua para chocolate')

tenía en las bodegas cuatro mil quintales de pólvora (...). (B. Pérez Galdós, 'De Cartago a Sagunto')

un camión con dos toneladas de dinamita desmanteló (...) el enorme edificio (...). (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

se bebió cada uno (...) ocho litros de café (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

con ayuda de un grueso martillo de diez o doce libras de peso, comenzó (...) la tarea. (B. Lillo, 'El ahogado')

los bordes del puente se levantan a ocho pies de alto (...). (J. Martí, 'Crónicas')

[11] Ejemplos:

Diego de Esquivel hacía gala de pertenecer al gremio de los solterones (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

los hombres como yo debían consagrarse a defender los intereses de las clases productoras contra las amenazas del proletariado (...). (B. Pérez Galdós, 'El amigo Manso')

contaba con aquellos animales para ensanchar el desmedrado patrimonio doméstico (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

No creo yo (...) que jamás los tales escuderos estuvieron a salario, sino a merced. (Cervantes, 'Quijote')

[12] Ejemplos:

El rancho del pasero de Yasy-Mrt era el verdadero sindicato de los trabajadores del azúcar (...). (A. Roa Bastos, 'Bajo el puente')

Consiguió que Macondo fuera erigido en municipio (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

[13] Ejemplos:

Aquí la industria es raquítica, la agricultura pobre, y los negocios pinges sólo fructifican en las alturas. (B. Pérez Galdós, 'Cánovas')

volvió a su casa en completa posesión del catecismo, dueña de la historia sagrada y de parte de la profana, con muchas aunque confusas nociones de geografía, astronomía y física (...). (B. Pérez Galdós, 'Gloria')

-Señora, donde hay música no puede haber cosa mala. (Cervantes, 'Quijote')

[14] Ejemplos:

Y es que la alegría cansa. (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

me anegué entonces en lágrimas para enjuagar mi angustia. (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

Una tarde (...) pareció iluminado por una emoción repentina. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

Estaba tan contenta que no quise estropearle su entusiasmo. (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

dieron al oidor cuenta del humor estraño de don Quijote (...). (Cervantes, 'Quijote')

Que nos dé lo que su buena intención quiera darnos. (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

siempre dejaban una sensación de frío, de temblor y miedo. (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

Entró en la sacristía, se echó en un rincón, y allí lloró de pena y de tristeza (...). (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

¿Qué prisa corres para robarme? (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

infundió un terrible temor en los que le acometían (...). (Cervantes, 'Quijote')

[15] Ejemplos:

las obras de caridad que se hacen tibia y flojamente no tienen mérito ni valen nada. (Cervantes, 'Quijote')

dicen que la codicia rompe el saco (...). (Cervantes, 'Quijote')

Pilarita encubría su destemplanza con la tristeza común a toda la familia. (B. Pérez Galdós, 'Cánovas')

su cuerpo fuerte, su piel tersa y blanca, sus brazos fornidos, sus caderas exuberantes excitaban la lujuria de aquellos miserables (...). (L. Alas "Clarín", 'La Regenta')

Pero todas ellas juntas no llegarán a la inaudita magnanimidad de la eximia Duquesa de Pastrana (...). (B. Pérez Galdós, 'Cánovas')

Pero para eso se necesita paciencia y, más que nada, humildad. (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

pero triunfan ahora, por pecados de las gentes, la pereza, la ociosidad, la gula y el regalo. (Cervantes, 'Quijote')

[16] Ejemplos:

En un bar de Barcelona recitó un poema con la voz y el desaliento de Pablo Neruda (...). (G. García Márquez, 'Mi amigo Mutis')

en el piano tocaban la sinfonía de una vieja ópera. (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

[17] Ejemplos:

no acertó el número de las cabras que habían pasado el río (...). (Cervantes, 'Quijote')

Una circunferencia en un pizarrón, un triángulo rectángulo, un rombo, son formas que podemos intuir plenamente (...). (J. L. Borges, 'Funes el memorioso')

El más sencillo poliedro es el tetraedro (...). (M. de Unamuno, 'Niebla')

[18] Ejemplos:

Aclaró que un Aleph es uno de los puntos del espacio que contienen todos los puntos. (J. L. Borges, 'El Aleph')

no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero (...). (Cervantes, 'Quijote')

suben vapores al cerebro, con que turban el sentido común (...). (Cervantes, 'Los trabajos de Persiles y Sigismunda')

Mi suerte no es tan grande como la tuya. (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

[19] Ejemplos:

muchos pulperos hacían pintar en sus esquinas un dragón, una sirena, un cupidillo desvergonzado u otro personaje mitológico. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

ha imaginado las ideas platónicas, la quimera, la esfinge (...). (J. L. Borges, 'La biblioteca total')

nadie puede atreverse a pasar de noche por Palla-huarcuna sin ser devorado por el fantasma de piedra. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

el obispo era el niño mimado de las monjas y el franciscano un ogro al que habrían querido despedazar (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

A esos escribidores que vieron elefantes en la isla Hispaniola, sirenas en el Amazonas, y poblaron las selvas y los Andes de prodigiosos animales importados de la mitología grecorromana sería una ligereza llamarlos embusteros (...). (M. Vargas Llosa, 'Sirenas en el Amazonas')

_______

NOTAS

[20] Por ejemplo:

admiración. Acción de admirar.

asistencia. Acción de estar o hallarse presente.

bostezo. Acción de bostezar.

desfile. Acción de desfilar.

paseo. Acción de pasear o pasearse.

renacimiento. Acción de renacer.

[21] Por ejemplo:

asesinato. Acción y efecto de asesinar.

casamiento. Acción y efecto de casar (contraer matrimonio).

concepción. Acción y efecto de concebir

desaparición. Acción y efecto de desaparecer.

desobediencia. Acción y efecto de desobedecer.

enseñanza. Acción y efecto de enseñar.

gobierno. Acción y efecto de gobernar o gobernarse.

movimiento. Acción y efecto de mover.

seducción. Acción y efecto de seducir.

sonrisa. Acción y efecto de sonreír.

venta. Acción y efecto de vender.

[22] Por ejemplo:

agresión. Acto de acometer a alguien para matarlo, herirlo.

botadura. Acto de botar (echar al agua un buque).

encuentro. Acto de coincidir en un punto dos o más cosas.

inauguración. Acto de inaugurar.

madrinazgo. Acto de asistir como madrina.

posesión. Acto de poseer o tener una cosa.

procesamiento. Acto de procesar.

velatorio. Acto de velar (a un difunto).

[23] Por ejemplo:

esfuerzo. (De esforzar).

soporte. (De soportar).

desesperación. (De desesperar).

debate. (De debatir).

despilfarro. (De despilfarrar)

creencia. (De creer).

[24] Así,

juventud, poca edad.

virginidad, carencia total de relaciones sexuales.

Ejemplos:

rebaja esta función a una actividad orgánica primaria (...). (M. Vargas Llosa, 'El sexo frío')

colocan a esta víbora de coral en el más alto escalón de la belleza ofídica. (H. Quiroga, 'Anaconda')

se había sentido un tiempo cautivado por la belleza de doña Engracia (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

sin la impericia (...) de Pedro de Candia (...) el triunfo de los de Chile era seguro. (R. Palma,'Tradiciones Peruanas')

la infancia y juventud de Gómez Suárez de Figueroa transcurrieron en una circunstancia privilegiada (...). (M. Vargas Llosa, 'La lengua de todos')

Es corriente en la piedad popular católica este sentimiento (...). (M. de Unamuno, 'Del sentimiento trágico de la vida')

el hombre se encuentra (...) rodeado de una riqueza cultural extraordinaria. ( M. Zambrano, 'Pensamiento y poesía en la vida española')

admitía como un designio fatal la imposibilidad de vivir sin Aureliano. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

cuanto más tiempo tardáramos en intentar atravesar la barra, nuestra probabilidad de pasar era menor. (Pío Baroja, ‘Las inquietudes de Shanti Andía’)

[25] Así,

caída, movimiento de las cosas de arriba abajo por obra del peso propio.

llegada, consecución del término de un desplazamiento.

nacimiento, salida del hijo del vientre materno.

naufragio, ida a pique.

salto, movimiento del cuerpo producido con los pies en el aire durante un breve lapso.

Ejemplos:

Desde la desaparición de sus primitivos moradores comenzó la decadencia de la villa (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

La desesperación materna tuvo la virtud de devolverme la sangre fría. (R. J. Payró, 'Divertidas aventuras del nieto de Juan Moreira')

el cuerpo (...) y la expresión (...) revelaban la fatiga de un esfuerzo muscular excesivo. (B. Lillo, 'El ahogado')

Lo que da acaso su menor ferocidad al movimiento socialista agrario es que (...). (M. de Unamuno, 'Del sentimiento trágico de la vida')

Lo único que le faltaba para ser completamente feliz era el nacimiento de los hijos (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

me aburría en mis paseos por Tánger. (B. Pérez Galdós, 'Carlos VI en la Rápita')

había informado a todos los pasajeros (...) de los (...) tropiezos (...) de sus parientes (...). (R. J. Payró, 'Charlas de un optimista')

[26] Así,

venta, traspaso de propiedad por un precio.

anuncio, dar noticia o aviso.

conversación, hablar una persona con otra.

amistad, afecto interpersonal, puro y desinteresado que nace y se fortalece con el trato.

Ejemplos:

los carlistas preparaban su ataque a la Concepción (...). (B. Pérez Galdós, 'Luchana')

ha promovido el proceso de beatificación de nuestro santo de Valverde de Lucerna (...). (M. de Unamuno, 'San Manuel Bueno, mártir')

lo que hay en él de crítica social válida (...) será absorbido y canalizado por el sistema democrático (...). (M. Vargas Llosa, '¿Una nueva revolucion?')

reaparece en el debate histórico revisionista (...). (M. Vargas Llosa, 'Los purificadores')

es todavía más inquietante y doloroso el despilfarro humano (...). (G. García Márquez, 'El cataclismo de Damocles')

me dedico a la enseñanza de la Geografía. (B. Pérez Galdós, 'La Primera República')

halló su suerte en la fabricación de pastas para sopa. (B. Pérez Galdós, 'El abuelo)'

Hume (...) escogió el gusto como criterio de verdad. (M. Bunge, 'La ciencia, su método y su filosofía')

Ni consideraba tampoco verosímil la intervención de Andrea en aquel asunto. (B. Pérez Galdós, 'El Grande Oriente')

el país padeció (...) veinte años de ocupación militar haitiana (...). (M. Vargas Llosa, 'Mundo ancho y ajeno')

carecen (...) de la penetración intelectual necesaria (...). (M. Vargas Llosa, 'Socialista, libertario y anticomunista')

la producción de cereal (...) está semiparalizada (...). (M. Vargas Llosa, 'Mundo ancho y ajeno')

Aquí no es el Estadio, con protección policial (...). (M. Benedetti, 'Puntero izquierdo')

pocos días antes de comenzar la publicación de 'Luces de bohemia' en la revista 'España', hay un violento alboroto (...). (A. Zamora Vicente, 'Discurso con motivo de su incorporación a la Real Academia de la Lengua')

He prestado a Nelet ayuda insidiosa para la seducción de la monja Marcela (...). (B. Pérez Galdós, 'La campaña del Maestrazgo')

prohibía (...) la venta de bebidas alcohólicas (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

tiene afición a la música (...). (Azorín, 'El escritor')

La integración poética filosófica (...) no alcanza a verificarse (...). ( M. Zambrano, 'Pensamiento y poesía en la vida española')

desencadenó (...) su reunificación con Alemania Occidental (...). (M. Vargas Llosa, 'Berlín capital de Europa')

Para Valle Inclán, España es una deformación grotesca de la civilización europea (...). (A. Zamora Vicente, 'Discurso con motivo de su incorporación a la Real Academia de la Lengua')

poco me importaba esta corta interrupción de nuestra dicha (...). (B. Pérez Galdós, 'Carlos VI en la Rápita')

esas grandiosas manifestaciones populares estalinistas (...). (M. Vargas Llosa, 'Vida y miserias de Elián')

la duda vino a agravar la turbación de mi espíritu. (J. Isaacs, 'María')

¿Y no hay acaso como una vislumbre de esto en la creencia popular católica de las benditas ánimas del Purgatorio (...)? (M. de Unamuno, 'Del sentimiento trágico de la vida')

Era un alegato innecesario, porque Arcadio no había ido a hacer justicia. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

la tensión pública estalló sin ningún anuncio. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

uno de los guardianes había levantado el pulgar en señal de aprobación (...). (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

A esta aseveración semejante a un disparo, sucedió un silencio profundo. (B. Pérez Galdós, 'Un voluntario realista')

Pues doite por aviso (...) que el Gobernador es poeta. (Cervantes, 'Amante liberal')

Con su comprensión rápida de todas las cosas me ahorra usted largas explicaciones. (B. Pérez Galdós, 'Vergara')

nada encontraba que sirviera de comprobación a la horrible noticia. (B. Pérez Galdós, 'Fortunata y Jacinta')

La confesión destos dos fue echar la llave a todas las dudas que en tal caso le podían ofrecer (...). (Cervantes, 'La fuerza de la sangre')

La confirmación de que pronto sería liberada por sus gestiones le aumentó la alegría. (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

ese apellido galés basta para refutar la conjetura de su estirpe judía (...). (J. L. Borges, 'Las muertes concéntricas')

A Tadeo Isidoro Cruz (...) ese conocimiento no le fue revelado en un libro (...). (J. L. Borges, ‘Biografía de Tadeo Isidoro Cruz’)

de común consentimiento, dieron la vuelta a Bolonia. (Cervantes, 'La señora Cornelia')

Si algo expresaba su sonrisa sutil era el convencimiento de que el socorro no le causaba sorpresa. (B. Pérez Galdós, 'Aita Tettauen')

En su cabeza, a punto de estallar, crepitaba una decisión: "Se lo tengo que sacar". (M. Vargas Llosa,‘Lituma en los Andes’)

yo mismo, en esta apresurada declaración, he falseado algún esplendor (...). (J. L. Borges, 'La lotería en Babilonia')

Antes consistía la inocencia en el desconocimiento del mal (...). (B. Pérez Galdós, 'El amigo Manso')

Iba Sancho Panza sobre su jumento (...) con mucho deseo de verse ya gobernador de la ínsula (...). (Cervantes, 'Quijote')

Creí sin duda que no me había conocido. (Cervantes, 'Amante liberal')

La Justicia no desoyó tan legítima exigencia. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

La explicación que te doy es un poco absurda (...). (Azorín, 'El escritor')

Después de una incitación al pillaje, el tejero terminó diciendo: -No queremos ni Dios ni amo. (Pío Baroja, 'La lucha por la vida - Aurora roja')

obtuvo en los burdeles una información más profunda sobre la naturaleza de los hombres (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

Sólo ante el riguroso mandato del superior renunció a hacer escrúpulos de sus talentos. (B. Pérez Galdós, 'La familia de León Roch')

El baile (...) es la primitiva manifestación del arte y del amor. (B. Pérez Galdós, 'Amadeo I')

el autor violenta o no la observación de la realidad o el análisis psicológico (...). (Azorín, 'El escritor')

El olvido presente cae sobre la memoria del acuerdo pasado (...). (Cervantes, 'Los trabajos de Persiles y Sigismunda')

Difícilmente (...) encontraréis un peruano que se atreva a dar opinión sobre si el zurcido de una bota está bien o mal hecho (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

Los soldados desobedecieron la orden de disparar. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

renovaron el pedido de caballos (...). (G. Hudson, 'Allá lejos y hace tiempo')

Una noche creyó encontrar una predicción sobre el futuro de Macondo. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

Tuve el presentimiento de que el autor, por desconocer el idioma,había errado en el título. (Azorín, 'El escritor')

fue unánime la presunción de que estaba empeñado un combate naval entre las escuadras. (R. Palma,'Tradiciones peruanas')

Debía (...) recaer sobre ella la prohibición de mostrarse en público. (B. Pérez Galdós, 'El doctor Centeno')

No dio a Ibero formal promesa de apoyarle en su pretensión de ser incorporado a los acompañantes de Prim (...). (B. Pérez Galdós, 'La de los tristes destinos')

Esta sabia proposición política (...) salió entonces de la eminente cavidad cerebral de D. Patricio. (B. Pérez Galdós, '7 de Julio')

Reiteró El Nasiry a Santiuste la recomendación de guardar secreto sobre cuanto le dijese (...). (B. Pérez Galdós, 'Aita Tettauen')

No se lo dijo a nadie, pues habría sido un reconocimiento público de su inutilidad. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

Úrsula (...) conservó un mal recuerdo de aquella visita (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

Esa conciencia fuerte no se turbará por la revelación de las miserias humanas (...). (B. Pérez Galdós, 'La familia de León Roch')

esos estragos no suscitaban en él ni siquiera un sentimiento de piedad. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

todo lo cual confirmó en ellos más la sospecha de que aquel que huía era el dueño de la mula y del cojín. (Cervantes, 'Quijote')

La suposición de que Remedios, la bella, poseía poderes de muerte, estaba entonces sustentada por cuatro hechos irrebatibles. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

La verificación de esa afirmación es posible, y puede hacerse con la ayuda de una brújula. (M. Bunge, 'La ciencia, su método y su filosofía')

[27] Por ejemplo, Cervantes y Rembrandt en las siguientes oraciones:

Sólo hay un Cervantes

No abundan los Cervantes

Ciertamente, él no es un Cervantes

Él se cree el Cervantes de este siglo

El Cervantes que hirieron en Lepanto era un Cervantes joven

Le vendieron un Rembrand falso

El más famoso de los Cervantes no es ni el Cervantes soldado ni el último Cervantes.

[28] Por ejemplo, Vivaldi y Mozart en lugar de música de Vivaldi y de música de Mozart: Según el programa, habrá en el concierto más Vivaldi que Mozart.

[29] Ejemplos:

El desayuno se componía de costillas de cordero, (...). (G. Hudson, 'Allá lejos y hace tiempo')

A mí me dan pan en abundancia (...). (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

Al final levantó el vaso de vino de manzana (...). (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

para mí era la suprema delicia caminar bajo la bóveda del emparrado, entre los pilares de piedra blanca (...). (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

[30] Ejemplos:

El comprador de una docena de ánforas de vino damasceno no se maravillará si una de ellas encierra un talismán o una víbora (...). (J. L. Borges, 'La lotería en Babilonia')

estaba sostenido por docenas de otros tallos y estos, a su vez, por cientos más y estos cientos por miles y millones. (G. Hudson, 'Allá lejos y hace tiempo')

[31] Ejemplo:

El hombre desaparecerá del haz del planeta (...). (A. Nervo, 'La última guerra')

[32] Ejemplo:

Se machaca un ramo de jazmines y se echa en tres cuartillos de agua con media libra de azúcar (...). (L. Esquivel, 'Como agua para chocolate')

[33] Ejemplos:

Ayer escuchamos a un Freyre chispeante, y hoy a un Freyre soporífero.

La Clelia que amé era joven y delgada.

La Mar del Plata nocturna no es menos hermosa que la Mar del Plata soleada.

[34] Ejemplos:

Los Anchorena son muy ricos

Hay Antonios burros y Antonios inteligentes

Ningún González es japonés.

[35] Por ejemplo, Celestina en Doña Gertrudis es una Celestina ( i.e., una alcahueta).

[36] Por ejemplo, Goya por cuadro de Goya, y Virgilio por obra de Virgilio:

Hay varios Goyas en este museo

Me gusta leer a Virgilio.



   GRAMÁTICAS ESPAÑOLAS

   SINTAXIS FORMAL Y SIGNIFICADO

  Gramática elemental de la lengua española en formato PDF

  Esteban Saporiti

  Volver al índice