CAPÍTULO 23

Componentes marginales

 

 

    Al margen de lo que los hablantes enuncian, preguntan o piden con una oración, también suelen suscitar la atención de sus interlocutores llamándolos por sus nombres. Tradicionalmente, estos nombres, así usados, se denominan vocativos [1]. Otras expresiones marginales son las interjecciones [2], con las que los hablantes expresan espontáneamente alguna emoción súbita (alegría, pena, indignación, cólera, asombro).

    A un tercer grupo de expresiones marginales, muy numeroso, pertenecen los comentarios que los hablantes deslizan con  propósitos varios; entre otros:

debilitar la aserción [3].

restringir la aserción [4].

desligarse de la aserción [5].

comprometerse con la aserción [6].

expresar un contraste [7].

expresar un afecto [8].

expresar importunidad [9].

expresar un orden [10].

retractarse [11].

insistir [12].

concluir [13].

 

_______

NOTAS

[1] Ejemplos:

Bien te puedes llamar dichosa sobre cuantas hoy viven en la tierra, ¡oh sobre las bellas bella Dulcinea del Toboso! (Cervantes, 'Quijote')

Dígote, Ricote amigo,  (...) ayer estuve en ella gobernando a mi placer (...). (Cervantes, 'Quijote')

No le entendí bien, mi cabo. (M. Vargas Llosa, 'Lituma en los Andes')

Entonces, hijo... vaya a repuntar la majadita ... (Fl. Sánchez, 'Barranca abajo')

Y dime otra cosa, idiota (...). (B. Pérez Galdós, 'Fortunata y Jacinta')

¡Ah!, imbécil, cuánto te desprecio (...). (B. Pérez Galdós, 'La corte de Carlos IV')

Pero tú sola, amada mía, ¿qué harías entre los salvajes? (R. Guerra, 'Lucía Miranda')

Serénese usted, mi amigo don Francisco (...). (B. Pérez Galdós, 'La de Bringas')

[2] Ejemplos:

¡Ah, loco de mí, ahora que estoy ausente y lejos del peligro, digo que había de hacer lo que no hice! (Cervantes, 'Quijote')

¡Ay, ay, ay, chico, eso es más complicado de lo que te figuras!  (M. de Unamuno, 'Niebla')

Aún no se había perdido todo, ¡cáspita! (B. Pérez Galdós, 'Prim')

¡Me duele el corazón, carajo! (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

Si fue así, bravo, éxito total. (M. Vargas Llosa, 'Caca de elefante')

Sin ellos, bah, sin nadie, sin nada. (M. Benedetti, 'La muerte')

Un negrazo salta sobre mí, y zas, le meto el machete por el ombligo (...). (B. Pérez Galdós, 'Fortunata y Jacinta')

Qué mierda, de leerte la carta ya me mareé. (M. Puig, 'El beso de la mujer araña')

[3] Ejemplos:

acaso te hayas puesto gruesa, como todas las muchachas de pueblo cuando se casan (...). (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

Aparentemente todo es muy puro, sin sombra de erotismo (...). (M. Vargas Llosa, 'Sin erotismo no hay gran literatura')

posiblemente no volveremos a vernos nunca. (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

inventan conceptos (...) que carecen de correlato empírico, (...) aun cuando presumiblemente se refieren a cosas, cualidades o relaciones existentes objetivamente. (M. Bunge, 'La ciencia, su método y su filosofía')

La Celestina (...) es una obra maestra, probablemente la más importante de la literatura española después del Quijote. (M. Vargas Llosa, 'Sin erotismo no hay gran literatura')

Los piques son, por lo general, más inofensivos que las víboras (...). (H. Quiroga, 'El desierto')

quizás algún brillante estudioso de las lenguas hindúes pueda decirme qué significado tienen tales palabras (...). (G. Hudson, 'Allá lejos y hace tiempo')

A lo mejor ya se estaban empleando los dos (...). (J. L. Borges, 'Hombre de la esquina rosada')

supuestamente, sólo me quedaba un corto tiempo de vida. (G. Hudson, 'Allá lejos y hace tiempo')

tal vez encima de la mesa del comedor haya unos pañales. (Azorín, ‘Confesiones de un pequeño filósofo’)

[4] Ejemplos:

técnicamente, la denuncia es aceptable. (M. Vargas Llosa, 'La ciudad y los perros')

[las vizcachas] han sido prácticamente exterminadas. (G. Hudson, 'Allá lejos y hace tiempo')

La política del borrón y cuenta nueva (...) es éticamente inaceptable (...). (M. Vargas Llosa, 'Los cuarenta ladrones')

lo que presenta de notable esta sociedad, en cuanto a su aspecto social, es su afinidad con la vida antigua (...). (D. F. Sarmiento, 'Facundo')

Eloísa estaba tranquila en lo concerniente a la enfermedad de su marido (...). (B. Pérez Galdós, 'Lo prohibido')

en lo que concierne a Augusto Pinochet, las cuestiones intelectuales son discutibles. (I. Allende, 'El hombre de plata')

por lo que a usted respecta, ya cumplió con lo que le mandaron (...). (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

Por mí, que el mundo se la pase cachando y divirtiéndose. (M. Vargas Llosa, ‘Lituma en los Andes’)

sólo una la aventaja en tamaño y potencia de veneno (...). (H. Quiroga, 'Anaconda')

me superaba en el uso del florete (...). (G. Hudson, 'Allá lejos y hace tiempo')

Clara aventajaba en simpatía (...). (I. Allende, 'La casa de los espíritus')

Zapiola es el último en volver su caballo (...). (D. F. Sarmiento, 'Facundo')

Era burlón y tenaz en sus bromas (...). (E. Wilde, 'Aguas abajo')

ya es tarde para ir a comprar algo (...). (M. Vargas Llosa, ‘Lituma en los Andes’)

Ahora sólo sirve para contar las estrellas. (G. García Márquez, ‘El coronel no tiene quien le escriba’)

Eres demasiado malicioso para ser un buen murciélago. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

es muy noche para que este par de viejas andemos sueltas por la calle. (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

Para que te hayas enamorado así, esa Mercedes debe tener un culo como una casa. (M. Vargas Llosa, 'Lituma en los Andes')

era un barco moderno para la época (...).(Pío Baroja, 'Las inquietudes de Shanti Andía')

desde un punto de vista estrictamente idiomático, no le servía la lengua tradicional (...). (A. Zamora Vicente, 'Discurso del 28 de mayo de 1967')

hablando filosóficamente, nunca se puede decir con verdad que hay gusto malo (...). (Fr. B. J. Feijoo, 'Razón del gusto')

En general, sus días eran felices (...). (J. L. Borges, 'Las ruinas circulares')

Esto es bueno para la bilis. (G. García Márquez, ‘El coronel no tiene quien le escriba’)

un único remedio ha resultado eficaz contra la unilateralidad profesional (...). (M. Bunge, 'La ciencia, su método y su filosofía')

ni él ni Beatriz dejarían escapar ningún dato útil para un intento de rescate armado. (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

[5] Ejemplos:

según el doctor que lo palpó, ya estaba frío desde tiempo atrás. (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

todo esto era hermoso, según Ana (...). (L. Alas "Clarín", 'La Regenta')

el mahu era (...), según la opinión general, irremplazable. (M. Vargas Llosa, 'Los hombres')

según estas cartas, Gertrudis era hija de José y no de su padre. (L. Esquivel, 'Como agua para chocolate')

según lo dicho por D. Fernando, les acechaba en aquellas encrucijadas (...). (B. Pérez Galdós, 'Los Ayacuchos')

según lo que dedujimos (...), aquella expresión de la maestrita era sólo para nosotros (...). (H. Quiroga, 'Los destiladores de naranjas')

Según opinaba Beramendi, abortó el movimiento. (B. Pérez Galdós, 'Prim')

[6] Ejemplos:

Y, ciertamente, los logros económicos que alcanzó Chile (...) no convalidan en absoluto su prontuario criminal. (M. Vargas Llosa, 'El bueno y el malo')

Naturalmente, el primer invitado es usted. (R. J. Payró, 'Charlas de un optimista')

no queremos componer, por cierto, una historia de Potosí ni de sus guerras civiles (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

A decir verdad, apenas si se había sembrado. (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

En verdad, aquella caverna era el hueco de un árbol (...). (H. Quiroga, 'La abeja haragana')

La caridad de Mogrovejo fue verdaderamente ejemplar. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

El oficial, evidentemente, no entendió. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

el gran cuatrero (...) era indudablemente el comisario Barraba (...). (R. J. Payró, 'Pago chico')

era aquí, seguramente, donde la niña recogía los pétalos blancos (...). (C. Fuentes, 'La muñeca reina')

Usted, por supuesto, trae algún papel escrito (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

Entre todos los invitados ella era realmente la única molesta (...). (L. Esquivel, 'Como agua para chocolate')

Desde luego, Chaide (...) ha leído el libro de Chateaubriand. (Azorín, 'El escritor')

Francamente, no puede ser más prosaico este siglo diecinueve en que vivimos. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

Personalmente, considero un poco absurdo que se haya fraguado una fricción Paz-Onetti. (J. C. Onetti, 'Carta a Octavio Paz')

En mi opinión no era más que un cobarde. (G. Hudson, 'Allá lejos y hace tiempo')

en efecto, más vale pájaro en mano que buitre volando (...). (Cervantes, 'Quijote')

La normalidad era precisamente lo más espantoso de aquella guerra (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

[7] Ejemplos:

a diferencia de lo que ocurre en el poema, donde el alma de Fausto se salva, (...), en la ópera se condena (...). (M. Vargas Llosa, 'El Diablo en la lechería')

al contrario de su abuelo, Aureliano Triste no perdía el sueño ni el apetito (...). (G. García Márquez,'Cien años de soledad')

contrariamente a lo que ocurre con el cuerpo, el ayuno resiente algo la vida intelectual (...). (M. Vargas Llosa, 'Agua sin pan')

[8] Ejemplos:

Felizmente, Coralina (...) entró silbando (...). (H. Quiroga, 'Anaconda')

Desgraciadamente, con la erección de este santuario de la inteligencia coincide el establecimiento de la Inquisición en el Perú. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

Lamentablemente, (...) le resultaba imposible fabricarlos en cantidad suficiente (...). (G. Hudson, 'Allá lejos y hace tiempo')

Afortunadamente, un narrador de crónicas puede desentenderse de las zalamerías de enamorados (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

Él mismo, curiosamente, continuaba (...) los experimentos (...). (L. Esquivel, 'Como agua para chocolate')

Increíblemente, el día prometido llegó. (J. L. Borges, 'El Sur')

Para lo que ha de servirte, más vale que no aparezca por acá en mil años. (B. Pérez Galdós, 'Fortunata y Jacinta')

para colmo de desventura, el virrey (...) se informó de lo que ocasionaba el alboroto (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

para colmo de sus penas, la criada no sabía hablar más que de don Aureliano (...). (V. Blasco Ibáñez, 'El establo de Eva')

para colmo de desgracia (...), parte de las tropas desembarcadas en Asturias cayeron en poder de los franceses. (B. Pérez Galdós, 'Cádiz')

Para colmo de desdicha, el discípulo de San Crispín traía en el alma el comején de los celos (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

Para colmo de miseria de nuestros doce hidalgos, entre todos ellos no había más que una capa (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

para colmo de fastidio, Martín podría verla a todas horas, y él no. (B. Pérez Galdós, 'Luchana')

para colmo de felicidad no tengo ganas de comer ni de dormir. (B. Pérez Galdós, 'Fortunata y Jacinta')

para colmo de ventura, me dijo Llano y Persi que yo no tenía que ir a la oficina más que a cobrar (...). (B. Pérez Galdós, 'Amadeo I')

para colmo de contrastes, era la señora del comadrón una mujer chistosísima (...). (B. Pérez Galdós, 'Fortunata y Jacinta')

para colmo de galantería, le dio también reliquias y objetos piadosos (...). (B. Pérez Galdós, 'La familia de León Roch')

para colmo de locura, se arrastraba a los pies de Luis Felipe (...). (B. Pérez Galdós, 'Vergara')

[9] Ejemplos:

Ya los gallos han traído demasiadas amarguras a esta casa para que ahora vengas tú a traernos otras. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

Hoy mi mujer tiene demasiadas cosas en que ocuparse para corretear por el campo. (Pío Baroja, 'Las inquietudes de Shanti Andía')

tiene demasiados libros para ser buen gobernante (...). (L. V. López, 'La gran aldea')

[20] Ejemplos:

Maravilla, en primer lugar, el mucho tiempo que tardaron los hombres en pensar esa idea. (J. L. Borges, 'La biblioteca total')

En primer término no debía exponer los pulmones a los rayos solares. (G. García Márquez, 'Relato de un náufrago')

Ante todo, es menester saber algo de Cruzada. (H. Quiroga, 'Anaconda')

Arregla por de pronto lo de la Lola. (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

Por fin, el 9 de abril de 1548 se empeñó la batalla de Saxsahuamán. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

Por último, (...) se lamentó ante Melquíades (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

[11] Ejemplos:

[No está borracho]. Solamente está asustado. (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

[No está mortalmente herido]. Está solamente muy fatigado (...). (H. Quiroga, 'El hombre muerto')

No, abuela, [no estaba rezando], solamente estaba viendo llover. (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

Con Timoteo nunca nos casamos, solamente nos juntamos. (M. Vargas Llosa, ‘Lituma en los Andes’)

En la casa [no tomaban en serio lo que Rebeca decía], sencillamente, creían que desvariaba (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

[12] Ejemplos:

¡Qué torpes hemos estado! Precisamente hace unos días ha recibido dos cartas. (Pío Baroja, 'La lucha por la vida - Aurora roja')

Justamente, él fue uno de los últimos en retirarse a descansar. (L. Esquivel, 'Como agua para chocolate')

fueron del número de los primeros conquistadores, es decir, de los que capturaron a Atahualpa en la plaza de Cajamarca. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

[13] Ejemplos:

En conclusión: (...) puede (...) deducirse que la voz 'América' (...) nada tiene que ver con el nombre del piloto Vespuccio. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

Ni la riqueza, ni las consideraciones (...), ni los festines, nada, en fin, era bastante para calmar sus recelos. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

A los dos nos ha dicho, en resumen, las mismas palabras (...). (Azorín, 'El escritor')

Quiere decir, en síntesis, que (...) hemos estado luchando contra los sentimientos de la nación. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

en suma, es la autobiografía espiritual de un ingenio superior (...). (M. G. Morente,'Prólogo a "Discurso del método" de Descartes')



   GRAMÁTICAS ESPAÑOLAS

   SINTAXIS FORMAL Y SIGNIFICADO

  Gramática elemental de la lengua española en formato PDF

  Esteban Saporiti

  Volver al índice