CAPÍTULO 9

Adjetivos

    Los adjetivos están listados en el Diccionario de la Real Academia Española y se distinguen de las demás palabras por el indice adj. .Hay que agregarles los posesivos.

    El Diccionario no diferencia los adjetivos que nombran cualidades [1] de los que nombran relaciones [2].

    Hay adjetivos nominales, posesivos, temporales, correlativos, vacuos y cancelativos. Sus normas semánticas se siguen de las definiciones del Diccionario de la Real Academia Española; p.ej.,

verde nombra el color semejante al de la hierba fresca o al de la esmeralda

alargado, ser más largo que ancho

ciego, la ceguera

frágil, la fragilidad

acuoso, la abundancia de agua

desmesurado, la desmesura

raro, la rareza.

§ 1. Adjetivos nominales.

    Los adjetivos nominales derivan de nombres propios o sustantivos mediante sufijación. Los sufijos derivativos más frecuentes son al, ar, ano, ario, ero, ico, il, ista, ivo y oso [3]; pero también derivan mediante otros sufijos, mucho menos productivos, y mediante sufijación y prefijación [4].

    Nombran la afinidad con los objetos abarcados por el sustantivo del que derivan o con el objeto nombrado por el nombre propio del que derivan; así, lechero nombra la afinidad con la leche; industrial, la afinidad con la industria; budista, la afinidad con Buda Gautama; francés, la afinidad con Francia; artesano, la afinidad con la artesanía; anual, la afinidad con el año; abandonista, la afinidad con el abandonismo; etc.

    El sentido común y a veces también los caprichos del uso restringen la afinidad, en función del contexto, añadiendo otras cualidades; p.ej., en productos industriales, efecto, pero en máquinas industriales, uso; materno en leche materna, origen, pero en amor materno, relación con hijos; facial, en cuidado facial, pasividad (pero no hay ejemplos de actividad,como podría ser el caso de *seducción facial); aéreo, en ataque aéreo, solamente procedencia (i.e. se ataca desde el aire), aunque también podría en principio nombrar actividad (el aire ataca), pasividad (se ataca al aire), utilización (se ataca con aire), ubicación (se ataca en el aire); etc.

    Entre los adjetivos nominales hay que contar también a los posesivos mío, mi; tuyo, tu; suyo, su; nuestro, vuestro; y suyos, sus. Estos adjetivos ofician como variantes de los pronombres personales: mío y mi, de yo; tuyo y tu, de tu; suyo y su, de él; nuestro, de nosotros; vuestro, de vosotros; suyos y sus, de ellos.

    Las formas apocopadas preceden al sustantivo y al vincular; las plenas, les siguen.

    Juntos al sustantivo, se amalgaman con CONCERNIR, sobrentendido [5]. Juntos al vincular, nombran al segundo del vínculo nombrado por el vincular [6].

§ 2. Adjetivos temporales.

    Son temporales los adjetivos actual, presente, antiguo, viejo, nuevo, reciente, futuro y próximo. Nombran la existencia relativa al tiempo de la proferencia o al tiempo del accidente anterior. Sus normas semánticas se siguen de las definiciones del Diccionario de la Real Academia Española:

actual, presente, nuevo y reciente nombran existencia contemporánea [7];

antiguo y viejo, existencia pretérita [8];

futuro, existencia futura [9];

próximo, existencia próxima [10].

§ 3. Adjetivos correlativos.

    Hay dos subclases de adjetivos correlativos: ordinales y funtores.

    Son correlativos ordinales.

a. primero, segundo, tercero, cuarto, quinto, sexto, séptimo, octavo, noveno, décimo, undécimo, duodécimo, que nombran, respectivamente, las cualidades ser primero, ser segundo, etc. en las series de objetos ordenados [11].

b. las frases formadas por décimo y un ordinal inferior a décimo, que nombran, respectivamente, ser décimo primero, ser décimo segundo, etc., de una serie de objetos ordenados.

c. vigésimo, trigésimo, cuadragésimo, quincuagésimo, sexagésimo, septuagésimo, octogésimo, nonagésimo, centésimo, que nombran, respectivamente, ser vigésimo, ser trigésimo, ..., ser centésimo de una serie de objetos ordenados [12].

d. las frases formadas por un ordinal en -ésimo y un ordinal inferior a décimo, que nombran, respectivamente, ser vigésimo primer, ser vigésimo segundo, ..., ser nonagésimo primer, ..., ser nonagésimo noveno de una serie de objetos ordenados.

e. los que resultan de sufijar -ésimo a mil, millón y billón, que nombran, respectivamente, ser milésimo, ser millonésimo y ser billonésimo de una serie de objetos ordenados.

f. anterior, posterior, siguiente y próximo, que nombran, respectivamente, ser anterior, ser posterior, etc., en relación con un determinado objeto de una serie de objetos ordenados [13].

g. postrer, último, penúltimo, antepenúltimo, supremo y sumo, que nombran, respectivamente, ser postrer, ser último, etc., de una serie de objetos ordenados [14].

    Son correlativos funtores los adjetivos respectivo y correspondiente, que nombran correspondencia con un objeto [15].

§ 4. Adjetivos vacuos

    Son vacuos los adjetivos mero, mismo, propio, puro, simple, verdadero y único, que no nombran cualidad alguna [16].

§ 5. Adjetivos cancelativos

    Son cancelativos los adjetivos falso, supuesto, posible, presunto y pretendido. Componen con el artículo y un sustantivo, frases similares a un pronombre [17].

§ 6. Observaciones.

    Algunos adjetivos son homónimos de participios [18].

    Los adjetivos significativos de color son homónimos de sustantivos [19].

    Algunos nombres propios, comúnmente de lugares y de marcas de fábrica, suelen usarse como adjetivos; p.ej., Jerez (por Jerez de la Frontera, nombre de una ciudad de España), Camembert (nombre de una ciudad de Orne, Baja Normandía, en Francia), Ford y Carterpillar en vino Jerez, queso Camembert, camioneta Ford, borceguí Carterpillar.

    Los adjetivos nominales que derivan de un nombre de lugar - especialmente país, región, provincia o continente - se denominan gentilicios [20].

    numeroso sólo se combina con nombres de cúmulo [21].

    tal suele usarse como adjetivo siguiendo a un y precediendo a un nombre propio, como variante de desconocido [22] y de ese [23].

    tal suele usarse también como variante del adverbio así [24].

    Muchos adjetivos suelen usarse como sustantivos [25].  Así, las secuencias formadas por dos adjetivos gentilicios, uno de ellos usado como sustantivo, son ambiguas, y frases como sabio francés y francés sabio pueden explicarse bien como la atribución de la nacionalidad francesa a un sabio, bien como una atribución de la sabiduría a un francés.

    Algunos adjetivos tienen homónimos [26].

    cierto y otro ofician a veces como adjetivos, sinónimos, respectivamente, de verdadero y distinto [27].

    Algunos adjetivos son homónimos de sustantivos [28].

    nono es una variante de noveno en ordinales compuestos; así, se dice décimo noveno o décimo nono, trigésimo noveno o trigésimo nono.

    A veces ofician de ordinales los nombres de los números naturales [29].

    primero, tercero, postrero y sus compuestos suelen apocoparse [30].

    falso, posible y probable también nombran falsedad, posibilidad y probabilidad, respectivamente [31]. Además, falso es homónimo del adjetivo que nombra falsía o ilegitimidad [32].

    supuesto es homónimo del participio del verbo SUPONER [33].

_______

NOTAS

[1] Por ejemplo, gris, redondo, transparente.

[2] Por ejemplo, diferente, semejante, ávido.

[3] Por ejemplo: anual, caballar, afgano, agrario, aduanero, democrático, infantil, abrasivo, arenoso.

[4] Por ejemplo: caballeresco, fernandino, jacobino, juglaresco, marino, aéreo, campestre, fronterizo, marítimo, materno, policíaco, veraniego, antidemocrático,  isemanal, neokantiano, preconciliar.

[5] Ejemplos:

¿Es posible (...) que no fue mi asno el que rebuznó? (Cervantes, ‘Quijote’)

Mis ojos ya no ven. (J. L. Borges, 'El disco')

Tu vestido será calza entera (...). (Cervantes, 'Quijote')

Tu cuerpo se ha bañado en la sangre de los enemigos (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

Su almacén ocupaba entonces casi una cuadra (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

Le apreté sus manos en señal de que lo haría (...). (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

yo he oído predicar al cura de nuestro lugar(...) que quien busca el peligro perece en él (...). (Cervantes, ‘Quijote’)

creed(...) lo que os he dicho, y tomad vuestros libros (...). (Cervantes, 'Quijote')

los dos estudiantes derribaron sus bonetes con un extraordinario modo de crianza y respeto (...). (Cervantes, 'La señora Cornelia')

[6] Ejemplos:

Mi padre está aquí (...). (Cervantes, 'La gitanilla')

Tu marido soy, Leonarda mia (...). (Cervantes, 'Amante liberal')

Su sobrina Ana, siempre presente (...). (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

para mí tengo que debió de ser nuestro padre Adán? (Cervantes, ‘Quijote’)

vuestros hijos serán mendigos o salteadores de caminos. (D. F. Sarmiento, ‘Recuerdos de provincia’)

Llamaron sus amigos al médico (...). (Cervantes, ‘Quijote’)

Mi huida no sé cómo fue (...). (Cervantes, 'Los trabajos de Persiles y Sigismunda')

Son mi regalo de bodas. (M. Vargas Llosa, 'Lituma en los Andes')

No digo esto por alabarme, sino para que usted (...) salga a mi defensa (...). (B. Pérez Galdós, 'Carlos VI en la Rápita')

Tu solicitud ha sido aceptada (...). (M. Vargas Llosa, 'Lituma en los Andes')

Después de atravesar el océano en su búsqueda, (...) Pietro Crespi había encontrado el amor. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

A veces se quedaba en cueros porque decía que ése era nuestro deseo. (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

Vuestros desvaríos os dan (...) carácter y aspecto de salvajes. (B. Pérez Galdós, 'Torquemada y San Pedro')

criada y ama cruzaron sus miradas (...). (B. Pérez Galdós, 'Fortunata y Jacinta')

[7] Ejemplos:

es honroso que un libro actual derive de uno antiguo (...). (J. L. Borges, 'El acercamiento a Almotásim')

Es preciso (...) dar por no escrito el presente libro. (B. Pérez Galdós, 'Gloria')

dar sentencia acertada en el presente litigio. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

en el presente año propuso a la Sala enganchar vascos (...). (D. F. Sarmiento, 'Facundo')

en el presente invierno ha redoblado mi inquietud (...). (B. Pérez Galdós, 'Los Ayacuchos')

El nuevo camarada no discutía (...). (J. L. Borges, 'La forma de la espada')

Impasible, sin preocuparse siquiera por demostrar su reciente valor (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

[8] Ejemplos:

llegaron a una antigua ermita (...). (Cervantes, 'La fuerza de la sangre')

el viejo marino los miró un momento (...). (Azorín, Confesiones de un pequeño filósofo')

[9] Por ejemplo: Rendido de cansancio estaba el futuro oidor (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

[10] Por ejemplo: La semilla del próximo cataclismo ya ha sido sembrada. (M. Vargas Llosa, 'La buena alma de Jospin')

[11] Por ejemplo: No importa no haberle visto fregar el primer plato, si le has visto fregar el segundo y aun el centésimo. (Cervantes, 'La ilustre fregona')

[12] Por ejemplo: José María Pérez y Armendáriz, vigésimo quinto obispo del Cuzco, nació en Paucartambo por los años de 1727. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

[13] Ejemplos:

El hígado estaba casi seccionado por dos perforaciones profundas en la cara anterior. (G. García Márquez, 'Crónica de una muerte anunciada')

resolvió armar el aparatoso velocípedo cuya rueda anterior era mucho más grande que la posterior (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

En este volumen y en el siguiente publicamos los retratos de los arzobispos que hasta el día ha tenido el Perú. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

Mandó un peón al obraje próximo (...). (H. Quiroga, 'La insolación')

[14] Ejemplos:

Pero logró hacer un supremo esfuerzo, y este postrer relámpago de voluntad decidió la balanza a su favor. (H. Quiroga, 'Anaconda')

En el último patio, que es de tierra, los hombres tienden su recado (...). (J. L. Borges, 'El muerto')

[15] Ejemplos:

Amaranta les puso esclavas con sus respectivos nombres (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

si puedes hacerme robar (...) algunos pedestales con sus correspondientes bustos (...) no dejes de hacerlo. (E. Wilde, 'Vida moderna')

[16] Ejemplos:

pasando esta pampa, al lao de estas meras lagunas (...). (C. Alegría, 'La piedra y la cruz')

ahí, sentadita en ese mismo sillón. (B. Pérez Galdós, 'La de Bringas')

Las riñas de gallos, animadas por el propio alcalde, fueron suspendidas. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

su cuerpo había acabado por ser un puro pellejo correoso (...). (J. Rulfo, '¡Diles que no me maten!')

Encontraba algo absurdo que un simple marinero desdeñara a una muchacha como Genoveva (...). (Pío Baroja, 'Las inquietudes de Shanti Andía')

se vieron ocho o diez filas de dorados, un verdadero ejército de dorados (...). (H. Quiroga, 'El paso del Yabebirí')

acodados en el único mostrador, hombres cansados y fornidos beben un alcohol pendenciero (...). (J. L. Borges, 'El asesino desinteresado')

[17] Ejemplos:

el falso homeópata se refugió en Macondo. (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

el supuesto marxista era un agente de la policía política (...). (I. Allende, 'La casa de los espíritus')

en el ángulo de la montura estaba escrito en caracteres cúficos el posible nombre del muerto. (R. Arlt, 'Historia del señor Jefries y Nassin el egipcio')

para el presunto obispo de Caracas y sus dos familiares, alistó las mejores celdas del convento (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

La idea de Dios de la pretendida teodicea racional no es más que una hipótesis (...). (M. de Unamuno, 'Del sentimiento trágico de la vida')

[18] Ejemplos:

es apenas un hecho aislado (...). (R. J. Payró, 'Charlas de un optimista')

Era (...) de rasgos finos y rostro alargado (...). (G. Hudson, 'Allá lejos y hace tiempo')

los espectadores más alejados no vieron sangre (...). (J. L. Borges, 'El incivil maestro de ceremonias')

Y esta animada tertulia (...) se prolongó (...). (R. J. Payró, 'Divertidas aventuras del nieto de Juan Moreira')

¿(...) ha escrito un elogio de la vida apartada? (Azorín, 'El escritor')

ante tan autorizado testimonio no quedó en Lima prójimo que no creyera (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

transcurría por las largas salas, callado (...). (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

el hombrecito se ha lanzado a referir un complicado cuento (...). (M. Mujica Láinez, 'El hombrecito')

vive en un plano espiritual algo más elevado (...). (M. de Unamuno, 'Del sentimiento trágico de la vida')

se trataba de un hombre honrado y callado (...). (L. Esquivel, 'Como agua para chocolate')

Es (...) gruñido (...) prolongado, estridente (...). (D. F. Sarmiento, 'Facundo')

Tita y Esperanza no escucharon nada por lo retirado que el comedor se encontraba de las recámaras. (L. Esquivel, 'Como agua para chocolate')

el pasto es salado (...). (R. J. Payró, 'La Australia argentina')

    También se usan así frecuentemente, entre otros, abultado, acertado, afamado, agitado, angustiado, apresurado, atormentado, avanzado, bebido, cansado, cenado, civilizado, comido, confiado, consagrado, considerado, descreído, desesperado, desprendido, desquiciado, disimulado, encogido, entendido, esforzado, logrado, marcado, moderado, osado, porfiado, precavido, presumido, probado, reducido, reservado, resuelto, sufrido. Véase A. Bello, 'Gramática de la lengua castellana', §§ 1117 y 1118 a.

[19] Por ejemplo: Para entonar no vendría mal un poco de negro. (B. Pérez Galdós, 'La de Bringas')

[20] ¨Por ejemplo: alemán, americano, argentino, chileno, egipcio, español, etíope, francés, griego, guatemalteco, inglés, jujeño, madrileño, patagónico.

[21] Ejemplos:

¿Adónde marcha el hijo del Sol con tan numeroso séquito? (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

Mercado salió al encuentro del falso Inca (...) con numeroso cortejo de hidalgos, capitanes, clero, soldados y pueblo. (R. J. Payró, 'El falso inca')

un grupo numeroso se había detenido a escuchar su pregón. (G. García Márquez, ‘El coronel no tiene quien le escriba’)

el gentío era aún más numeroso que el día (...). (R. J. Payró, 'Pago chico')

* conejo numeroso

* nieve numerosa.

[22] Ejemplos:

[es enamorado] de una tal Casildea de Vandalia (...). (Cervantes, 'Quijote')

Ecumenio atribuye sus ideas a un tal Sidonio de Egipto (...). (M. Denevi, 'El Diablo')

[23] Ejemplos:

se maravilló de que tales casos maravillaran. (J. L. Borges, 'Funes el memorioso')

todo en el mundo girará en torno a tal término. (Azorín, 'El escritor')

[24] Por ejemplo: Tal como él era, mi pobre librejo ha tenido la fortuna de hallar... lectores apasionados. (D. F. Sarmiento, 'Facundo')

[25] Ejemplos:

se les señalaba como los creadores del sicariato entre los adolescentes (...). (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

-Ven a mis brazos (...) -exclamó el anciano - (...). (B. Pérez Galdós, '7 de Julio')

Mañana viernes los criminales estarán en la cárcel(...). (J. L. Borges, 'La muerte y la brújula')

los empleados que pasaban cerca la miraban sin ningún interés. (G. García Márquez, 'La santa')

las ideas expresadas por él eran frecuentes entre los extranjeros que venían a España. (B. Pérez Galdós, 'Cádiz')

Maruja pertenecía a una familia de intelectuales notables (...). (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

Traía una nevera, una lavadora automática, y una radio (...). (G. García Márquez, 'Relato de un náufrago')

¿saltear de caminos llamáis al (...) soltar los presos (...)? (Cervantes, 'Quijote')

me recordó que (...) en esas mismas aguas, el destructor colombiano había hundido un submarino alemán. (G. García Márquez, 'Relato de un náufrago')

Quiso (...) que (...) se hallasen (...) dos vecinos de la Heria de Sevilla (...). (Cervantes, 'Quijote')

[26] Ejemplos:

Olvídese (...) de la magia negra y blanca (...). (M. Vargas Llosa, ‘Lituma en los Andes’)

en el terreno donde se alzaban las altas acacias blancas (...). (G. Hudson, 'Allá lejos y hace tiempo')

Todas las mañanas envío a don Antonio un pan, dorado, blanco, reciente (...). (Azorín, 'El escritor')

- Hoy yo bebo vino blanco (...). (A. Bioy Casares, 'El gran serafín')

En el primer cuartujo estaba instalada la Redacción, con una mesa larga de pino blanco (...). (R. J. Payró, 'Divertidas aventuras del nieto de Juan Moreira')

se les pone sal y pimienta blanca al gusto. (L. Esquivel, 'Como agua para chocolate')

surgió una bocanada de humo blanco (...). (Pío Baroja, 'La lucha por la vida - Mala hierba')

llegó un grupo de veintiséis indios, encabezados por un hombre blanco (...). (L. V. Mansilla, 'Una excursión a los indios ranqueles')

antes de que (...) la mayoría del electorado blanco de Sudáfrica la hiciera suya. (M. Vargas Llosa, 'La isla de Mandela')

Era una joven de (...) cutis admirablemente blanco (...). (G. Hudson, 'Allá lejos y hace tiempo')

hay una larga mesa con un resplandeciente desorden de taleros, (...) de armas de fuego y de armas blancas (...). (J. L. Borges, 'El muerto')

[27] Ejemplos:

La historia era increíble, en efecto, pero se impuso a todos, porque sustancialmente era cierta. (J. L. Borges, 'Emma Zunz')

la realidad es otra cuando Quiroga ha tornado a España. (Azorín, 'El escritor')

[28] Ejemplos:

Tuvo que memorizar (...) la altura de sus muros, el ancho de sus puertas. (I. Allende, 'La casa de los espíritus')

había menos espacio que el grueso de un cabello (...). (B. Pérez Galdós, 'Los duendes de la camarilla')

llegó a tener el largo de un palo de golf (...). (I. Allende, 'La casa de los espíritus')

[29] Ejemplos:

cierta disputa del capítulo diecinueve (...). (J. L. Borges, 'El acercamiento a Almotásim')

en el siglo veinte (...) el factor determinante no serían ya las elites (...). (M. Vargas Llosa, 'La voluntad luciferina')

[30] Por ejemplo: Un partido es una colectividad cuya primer condición de vida es la obediencia. (L. V. López, 'La gran aldea')

[31] Ejemplos:

Es falso que Monina sea mi hija (...). (B. Pérez Galdós, 'La familia de León Roch')

En Lima y bajo mi amparo no es posible que adquiera la educación que merece. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

es probable que las influencias literarias más fecundas sean las menos evidentes (...). (M. Vargas Llosa, 'Semilla de los sueños')

[32] Ejemplos:

Dirigir todo su amor al que no engaña ni es falso, ni desleal (...). (B. Pérez Galdós, 'La fontana de oro')

Uno estaba al volante de un Mercedes (...) con placas falsas (...). (G. García Márquez, 'Noticia de un secuestro')

[33] Por ejemplo: María de la Paz dijo que no había inconveniente, supuesto que el joven (...) habría de tener el comedimiento y la dignidad que aquella casa imponía a sus habitantes. (B. Pérez Galdós, 'La fontana de oro')

 



   GRAMÁTICAS ESPAÑOLAS

   SINTAXIS FORMAL Y SIGNIFICADO

  Gramática elemental de la lengua española en formato PDF

  Esteban Saporiti

  Volver al índice