CAPÍTULO 11

Índices coloquiales

§ 1. Los índices coloquiales están listados en el Diccionario de la Real Academia Española y se distinguen de las demás palabras por los índices art. deter. y pron. dem.. Son las palabras el, este, ese y aquel. Preceden a sustantivos, dándoles fuerza de nombre, y significan relaciones entre el hablante y el objeto nombrado.

el significa que el hablante puede identificar el objeto [1].

este, que el objeto está cerca [2].

ese, que el objeto está lejos [3].

aquel, que el objeto está lejos[4].

§ 2. Observaciones.

    Las relaciones espaciales significadas por este, ese y aquel pueden mudar a temporales o textuales respecto de la proferencia [5].

    el y la forman locuciones y nombres de instituciones formales o informales [6].

    los frecuentemente es vacuo [7].

    Si no están antepuestos a un mismo sustantivo, ese y aquel son variantes libres; de lo contrario, distinguen dos objetos diferentes [8].

    tal suele usarse como variante de ese [9].

    Excepto el nombre de la letra a, el es variante obligada de la si el sustantivo del género F que le sigue empieza en a acentuada [10].

_______

NOTAS

[1] Ejemplos:

el actual rey de Francia es calvo. (B. Russell, 'Sobre el denotar', en Th. Moro Simpson (comp.), 'Semántica filosófica: problemas y discusiones', Siglo XXI, Buenos Aires, 1973)

tropecé con el escalón (dicho a la novia por un distraído, desde el suelo, en la amplia sala del museo, que tiene tres desniveles y otros tantos escalones)

Condenaron al nieto de Doña Asunta (dicho por la chismosa del barrio en el almacén, donde es sabido que uno de los nietos de Doña Asunta está preso y procesado por asalto a mano armada)

La lengua inglesa es algo más caudalosa que la española (...). (Azorín, 'El escritor')

El sótano, apenas más ancho que la escalera, tenía mucho de pozo. (J. L. Borges, 'El Aleph')

El eremita que yo voy a presentar (...) no vive en un desierto, (...). (Azorín, 'El escritor')

asaltó la casa, destrozó los muebles, vapuleó a las hijas (...). (G. García Márquez, 'Cien años de soledad')

Los claustros del colegio son largos y anchos. (Azorín, ‘Confesiones de un pequeño filósofo’)

Los versos que Quintana escribió en su vejez eran versos de circunstancias (...). (Azorín, 'El escritor')

Las calles (...) formaban damero más largo que ancho (...). (R. J. Payró, 'Chamijo')

[2] Ejemplos:

esta casa y este campo fueron míos (...). (Fl. Sánchez, 'Barranca abajo')

Quiere que esta boda se celebre (...). (L. Fernández de Moratín, 'El sí de las niñas')

En este volumen (...) publicamos los retratos de los arzobispos (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

[3] Ejemplos:

¿Cuántos vestidos has metido en ese baúl? (A. Casona, 'Los árboles mueren de pie')

Traéme de una vez ese matecito. (Fl. Sánchez, 'Barranca abajo')

¿quién dio ese grito? (A. Casona, 'La barca sin pescador')

vienen a rezar al sepulcro de esos hombres tan fieles. (J. L. Borges, 'El incivil maestro de ceremonias')

[4] Ejemplos:

les preguntó si conocían aquel caballero (...). (Cervantes, 'La señora Cornelia')

Hasta aquel pobre vaso (..) tenía rajado el vidrio. (A. Casona, 'Los arboles mueren de pie')

Recordarán ustedes aquella ventana alargada (...). (J. L. Borges, 'Hombre de la esquina rosada')

Aquellos heroicos soldados no desmintieron su reputación (...). (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

[5] Ejemplos:

esta mujer extraordinaria servía a un ama que era su polo opuesto. (Azorín, 'Confesiones de un pequeño

filósofo')

No dejes de salir esta tarde (...). (C. Arniches, La señorita de Trevélez)

Quiere que esta boda se celebre así que lleguemos a Madrid. (L. Fernández de Moratín, 'El sí de las niñas')

el río se había llevado a la Serpentina la vaca esa que era de mi hermana Tacha (...). (J. Rulfo, 'Es que somos muy pobres')

¿Te acordás de aquel anillo que me dejó la gringa (...)? (Fl. Sánchez, 'Canillita')

También te dije aquel día que el hecho material no me importaba. (A. Casona, 'La barca sin pescador')

Recordarán ustedes aquella ventana alargada (...). (J. L. Borges, 'Hombre de la esquina rosada')

[6] Ejemplos:

Barack Obama y Raúl Castro se estrechan la mano

escrito al pie de una fotografía en los diarios del 22 de marzo de 2016.

José Arcadio Buendía (...) extendió la mano hacia el témpano (...). (G. García Márquez, 'Cien años de

soledad')

seguían guardándole un luto aliviado dentro de la casa, pero riguroso en la calle. (G. García Márquez,

‘Crónica de una muerte anunciada’)

Mañana viernes los criminales estarán en la cárcel (...). (J. L. Borges, ‘ La muerte y la brújula’)

Sólo cuatro o cinco de los envenenados tuvieron la dicha de salvar, y los restantes fueron al hoyo. (R.

Palma, ‘Tradiciones Peruanas’)

[7] Ejemplos:

Era despreciado el que no jugaba, pero también eran despreciados los perdedores que abonaban la multa. (J. L. Borges, ‘La lotería en Babilonia’)

Escaseaban el ganado vacuno y los caballos (...). (G. Hudson, 'Allá lejos y hace tiempo')

Ignoraba que en los días de prosperidad abundan los amigos y que en las horas de la desgracia desaparecen. (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

[8] Ejemplo:

Señora Condesa, su camino de usted no es ese, sino aquel. (B. Pérez Galdós, 'Halma')

[9] Ejemplo:

Y ¿creéis que yo tengo miedo a tales alimañas? (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

[10] Ejemplos:

El agua que goteaba de las tejas hacia un agujero en la arena del patio. (J. Rulfo, 'Pedro Páramo')

¿Temes que exhale en sombrías endechas el alma toda? (R. Palma, 'Tradiciones peruanas')

El águila de él y el pavo de ella se habían hecho amigos (...). (B. Pérez Galdós, 'La Primera República')

Marqué bien el lugar con el hacha (...). (J. L. Borges, 'El disco')

El hambre no me molestaba. (G. García Márquez, 'Relato de un náufrago')

 



   GRAMÁTICAS ESPAÑOLAS

   SINTAXIS FORMAL Y SIGNIFICADO

  Gramática elemental de la lengua española en formato PDF

  Esteban Saporiti

  Volver al índice