CAPÍTULO 20

Género y número

 

 

EL GÉNERO GRAMATICAL.

§ 1. Los nombres, los pronombres, los sustantivos, los vinculares y los índices coloquiales se reparten en masculinos, femeninos y comunes, tres clases llamadas géneros gramaticales.

    Son masculinos los nompres propios de varón y los encabezados por el artículo el [1];  los sustantivos de machos o de seres imaginarios representados como machos y los  de objetos inanimados que están indicados con m. en el Diccionario de la R.A.E. [2]; las coordinaciones compuestas por  un nombre masculino [3]; los nombres de los hechos [4];. los demostrativos esto, eso y aquello; y los pronombres él, lo, los, nosotros, vosotros, ellos, alguien, algo, nadie, todo, nada.

    Son femeninos los nombres propios de mujer, los de las letras, los encabezados por el artículo la y casi todos los terminados en a; los sustantivos de hembras o de seres imaginarios representados como hembras y los de objetos inanimados que están indicados con f. en el Diccionario de la R.A.E. [5]; las coordinaciones compuestas íntegramente por nombres femeninos [6]; y los pronombres ella, la, las, nosotras, vosotras y ellas.

    Son comunes los nombres que a veces nombran a hombres y a veces a mujeres, y que están indicados con com. en el Diccionario de la R.A.E. [7]. A ellos hay que agregarles los pronombres yo, me, , conmigo; , vos, usted, te, ti, contigo; le, se, , consigo; nos, os, ustedes y les.

§ 1.2. Observaciones.

    Los plurales de los sustantivos heredan el género gramatical de los respectivos singulares; p.ej., árboles, el masculino, y plantas, el femenino.

    Casi todos los sustantivos masculinos correspondientes con femeninos difieren en que los masculinos acaban en -o o en -e o en consonante, y los femeninos en-a, en vez de -o o de -e, o agregada a la consonante; p.ej., niña, elefanta, leona

     Abad y abadesa, príncipe y princesa, profeta y profetisa, actor y actriz, rey y reina, gallo y gallina, ejemplifican diferencias análogas. Pero hay nombres emparejados en las que los masculinos y los femeninos son palabras totalmente diferentes; p.ej., hombre y mujer, toro y vaca, carnero y oveja, caballo y yegua.

    Algunos sustantivos masculinos y algunos sustantivos femeninos, llamados epicenos, nombran machos y hembras indistintamente; p.ej., buitre, guanaco y ñandú, masculinos; liebre y vicuña, femeninos. Con ellos, para nombrar machos, se componen frases con el epiceno seguido de macho (p.ej., buitre macho); y para nombrar hembras, frases con el epiceno seguido de hembra (p.ej., ñandú hembra).

    Algunos nombres de géneros gramaticales diferentes son homónimos: orden, por ejemplo, es masculino cuando nombra colocación de las cosas en el lugar que les corresponde, y femenino cuando nombra un mandato que se debe obedecer [8].

    Algunos sustantivos masculinos y algunos sustantivos femeninos nombran, respectivamente, machos y hembras de una misma especie; lo mismo pasa con casi todos los vinculares [9]. De modo similar forman pareja los pronombres él y ella, lo y la, nosotros y nosotras, vosotros y vosotras, ellos y ellas, los y las.

    En algunas generalizaciones, son masculinos los nombres de los elementos de un cúmulo [10]; en otras, femeninos [11]. Así, frases como los zorzales y las palomas  son ambiguas:  puede nombrar tanto a los zorzales machos y las palomas hembras como a los machos y a las hembras juntamente.

    Los nombres propios que no terminan en a y que no están encabezados por el artículo pertenecen al género gramatical de su sustantivo específico más estricto; así, Buenos Aires y Cuzco, nombres de ciudades, son femeninos, como ciudad; y Abril, nombre de un mes, masculino, como mes.

 

§ 1.3. También los adjetivos se reparten en tres clases: M, F y C.

    Son M los terminados en -o, los  derivados acabados en ete, ón, ol, és, uz y algunos acabados en n o r indicados con m. en el Diccionario de la R.A.E. [12]; el, un, este, ese, aquel, algún y ningún; ambos, sendos, varios; los numerales acabados en cientos (p.ej., trescientos); y los adjetivos del número plural correspondientes a los adjetivos M del número singular.

    Son F los que resultan sustituyendo en los M la vocal en que acaban por a, o añadiéndoles a, si acaban en consonante. Exceptúanse los correspondientes a el,  aquel, ambos, sendos, varios y los numerales acabados en cientos, que son ella, aquella, ambas, sendas, varias y los numerales acabados en cientas (p.ej., trescientas). También son F los adjetivos del número plural correspondientes a los adjetivos F del número singular.

    Son C  los adjetivos primitivos acabados en e, l, z, y, í, ú y és y algunos adjetivos acabados en a, n o  r no indicados en el Diccionario de la R.A.E. ni con m. ni con f. [13]; mi, tu, su, cada, cualquiera; y los numerales que no son ni M ni F, como siete.

 

EL NÚMERO GRAMATICAL.

§ 2. El número gramatical es una clasificación de los nombres, los pronombres, los adjetivos y los verbos en singulares y plurales.

    Son del número singular los nombres propios [14]; los sustantivos indicados como m. o como f. en el Diccionario de la R.A.E. [15]; los pronombres yo, me, , conmigo; , vos, usted, te, ti, contigo, él, lo, ella, la, se, les, , , consigo; alguien, algo, nadie, todo, nada; los artículos el, la; los demostrativos este, ese, aquel, esta, esa, aquella, esto, eso, aquello; los posesivos mío, tuyo, suyo, nuestro, vuestro, mía, tuya, suya, nuestra, vuestra, mi, tu, su; los numerales un, una; los cuantificantes algún, alguna; los adjetivos, indicados con adj. en el Diccionario de la R.A.E. [16]; los verbos especificados como singulares en las conjugaciónes [17]; los participios acabados en o o en a [18].

    Son del número plural los sustantivos, los adjetivos y los participios  formados a partir de los singulares añadiendo s a los graves acabados en vocal y a los agudos acabados en á, é y ó [19]; y añadiendo es a los agudos acabados en í, ú o consonante distinta de s y x [20]; los nombres indicados como m. o como f. en el Diccionario de la R.A.E. y que no corresponden a ningún singular [21]; los pronombres nosotros, nosotras, ustedes, vosotros, vosotras, ellos, ellas, los, las, les; los numerales, excepto uno; los adjetivos sendos, ambos y demás; y las coordinaciones de nombres propios y pronombres.

 

§ 2.2. Observaciones

    Exceptúanse los correspondientes a el, este, ese, aquel, tu y su, que son, respectivamente, los, estos, esos, aquellos, tus y sus; los correspondientes de a, albalá, agá y bajá, que son, respectivamente, aes, albalaes, agaes y bajaes; los correspondientes de un, algún y cualquiera, que son, respectivamente, unos, algunos y cualesquiera; los correspondientes de crómlech, déficit, hábitat, hipérbaton, lord, máximum, mínimum, réquiem y verdegay, que son, respectivamente, crómlechs, déficits, hábitats, hipérbatos, lores, máximums, mínimums, requiems y verdegays; y los correspondientes de espécimen y régimen, que son, respectivamente, especímenes, regímenes.

    De cada, ningún y medio no se forman plurales.

    Los plurales de los graves acabados en s [22] o en x [23] y los de asíndeton, épsilon, ípsilon y poliséndeton son idénticos sus respectivos singulares [24].

     bisturís y maravedís, irregulares, son usuales.

    Naturalmente, los sustantivos de objetos inmensos concebidos como impartibles no se usan rectamente en plural [25].

    Los nombres propios terminados en ez o en es no varían cuando se usan como sustantivos del número plural [26]. Tampoco varían cuando se usan para nombrar facetas personales o a gente de un mismo apellido [27]. Por lo demás, forman sus plurales como los sustantivos [28].

_______

NOTAS

[1] Por ejemplo: Horacio, Miguel, el Paraná, El Cairo, Los Andes.

[2] Por ejemplo: hombre, león, maestro, ángel, centauro, duende, árbol.

[3] Ejemplos:

las alcarrazas y los cántaros, llenos de fresca agua (...). (Azorín, 'Confesiones de un pequeño filósofo')

Él y Old Sam eran los únicos a quienes el capitán pagaba con exactitud la soldada. (Pío Baroja, 'Las inquietudes de Shanti Andía')

Él y su hermana eran los únicos parientes que tenía mi madre en Madrid. (B. Pérez Galdós, 'El 19 de Marzo y el 2 de Mayo')

[4] Ejemplos:

Es sabido que don Quijote (...) falla el pleito contra las letras y en favor de las armas. (J. L. Borges, 'Pierre Menard, autor del Quijote')

Es preciso que esté muy borracho (...) para que atente contra la vida de su adversario. (D. F. Sarmiento, 'Facundo')

no era absurdo pensar en el veneno. (G. García Márquez, 'Crónica de una muerte anunciada')

Está documentado quién comenzó la planificación. (Cortes Generales de España, Diario de sesionesdel Senado, sesión del 25 de septiembre de 2002).

[5] Por ejemplo: Eva, Consuelo; equis, omega; la Patagonia; Francia, Europa.

[6] Por ejemplo: mujer, leona, maestra, hada, ninfa, sirena; planta, decena, mitad, milésima.

[7] Ejemplo:

Ella y Monina (...), llenas de susto (...). (B. Pérez Galdós, 'La familia de León Roch')

[8] Por ejemplo: colega, cómplice, mártir, patriota, representante, testigo.

     Así, mártir es masculino en el primer mártir cristiano; y femenino en la primera mártir cristiana.

[9] Ejemplos:

Otras versiones cambian el orden de estos hechos (...). (J. L. Borges, 'El muerto')

El mago ejecutó esas órdenes. (J. L. Borges, 'Las ruinas circulares')

[10] Por ejemplo: gato y gata, león y leona, hombre y mujer; amigo y amiga, padre y madre.

[11] Ejemplo:

El hombre es un ser racional.

[12] Ejemplo:

Las palomas tienen cabeza pequeña y cuello corto.

[13] Por ejemplo: grueso, bueno, ovalado, mío, tuyo, suyo, cuyo, nuestro, vuestro, todo, medio, cuanto, demasiado, mucho, muchísimo, poco, poquísimo, tanto; regordete, juguetón, español, genovés, andaluz; haragán, traidor.

[14] Por ejemplo: azul, veraz, verdegay, baladí, hindú, cortés; indígena, ruin, particular.

[15] Por ejemplo: Cervantes, María, Barcelona.

    Exceptúanse unos pocos ; p.ej., Antillas, Balcanes, Galápagos, Malvinas, Urales.

[16] Por ejemplo: hombre, agua.

[17] Por ejemplo: ovalado, ovalada, verde, indígena, regordete, baladí, hindú, cruel, haragán, traidor, cortés, verdegay, veloz.

[18] Por ejemplo: cantaba, cantabas, cantaba, canté, cantaste, cantó, canto, cantas, canta, cante, cantes, cante, cantara, cantaras, cantase, cantases.

[19] Por ejemplo: amado, amada, temido, temida, partido, partida.

[20] Por ejemplo: manzanas, gruesas, fuentes, grandes,  mis, perros, gruesos, dormidos, segundos, terceras, tribus, mamás, corsés, fricandós

 [21] Ejemplos: los correspondientes de jabalí, baladí, bisturí, maravedí, ombú, hindú, ciudad, frac, reptil, cruel, colchón, haragán, mártir, traidor, rey, lápiz y veloz, que son, respectivamente, jabalíes, baladíes, bisturíes, maravedíes, ombúes, hindúes, ciudades, fraques (con sustitución ortográfica de c por qu), reptiles, crueles, colchones, haraganes, mártires, traidores, reyes, lápices, veloces (estos dos últimos con sustitución ortográfica de z por c).

[22] Ejemplos: afueras, alrededores, anales, andaderas y otros derivados de verbo terminados en deras, como absolvederas, aguaderas, arrastraderas, asentaderas, despabiladeras, despachaderas, entendederas, explicaderas, posaderas, predicaderas; angarillas, anteojos, añicos, apuros, arras, arrumacos, bienes, bruces, calzas, carnestolendas, catacumbas, celos, comestibles, creces, dosis, efemérides, enseres, esponsales, esposas, estribaciones, exequias, expensas, fauces, finanzas, fondillos, gafas, ganas, grillos, hemorroides, ínfulas, mañas, microcosmos, modales, nupcias, ovas, proximidades, trizas, virus, víveres y algunos más.

    Muchos son compuestos de verbo y sustantivo plural; p.ej., abrebotellas, abrecartas, abrelatas, aguafiestas, aguamanos, aguzanieves, apagallamas, apagavelas, atajacaminos, besamanos, buscavidas, cagatintas, calientamanos, calientaplatos, calientasillas, cascanueces, cascarrabias, chupatintas, chupamedias, cortapapeles, cortaplumas, cortapuros, cubreobjetos, cubreplatos, cuentagotas, cuentarrevoluciones, dragaminas, escarbadientes, espantalobos, espantamoscas, espantapájaros, guardabarros, guardacoches, guardacostas, guardaespaldas, guardafrenos, guardagujas, guardajoyas, guardallamas, guardamuebles, guardapuntas, guardasellos, labrapuntas, lambeculos, lameplatos, lanzamarras, lanzabombas, lanzacabos, lanzaplatos, lavacoches, lavafrutas, lavamanos, lavaojos, lavaplatos, limpiabarros, limpiabotas, limpiachimeneas, limpiaparabrisas, lustrabotas, mancacaballos, marcapasos, matacaballos, matacallos, matacandelas, matacandiles, matalobos, matamoros, matamoscas, matasanos, matasellos, matasuegras, mojasellos, mondadientes, montacargas, papamoscas, papanatas, parabrisas, paracascos, parachoques, paragolpes, paraguas, parallamas, paranieves, pararrayos, pasamanos, pasamuros, pesacartas, pesaleches, pesamostos, portabrocas, portacartas, portaequipajes, portaeronaves, portaescobillas, portafolios, portaherramientas, portalibros, portaligas, portallaves, portamantas, portaminas, portamonedas, portaobjetos, portaplumas, portarretratos, portaviones, quebrantahuesos, rapabarbas, rascacielos, rascatripas, revuelvepiedras, rompecabezas, rompehielos, rompehuelgas, rompeolas, sacabocados, sacacorchos, sacacuartos, sacaleches, sacamanchas, sacamantecas, sacamuelas, sacapuntas, sacatestigos, sacavueltas, saltagatos, saltamontes, saltaojos, salvabarros, salvamanteles, salvavidas, soplamocos, tapabocas, tapacubos, taparrabos, trabalenguas, tragaldabas, tragaleguas, tragaperras, tragasables, trotacalles, trotaconventos, trotamundos, vuelvepiedras.

    Pero los hay también compuestos de otra manera; p.ej., antiarrugas, antivirus, nomedejes, nomeolvides.

[23] Son alrededor de cincuenta palabras, casi todas muy poco usadas y algunas de carácter técnico; p.ej., ápex, cefalotórax, cuádruplex, cóccix, córtex, fénix, hápax, hélix, íbex, lux, látex, mesotórax, metatórax, minimax, múltiplex, nártex, ónix, protórax, relax, simplex, siux, sílex, telefax, teletex, tex, videotex.

[24] Ejemplos: albatros, análisis, antiparras, apódosis, bíceps, botones, brindis, crisis, croquis, dosis, estatus, exégesis, éxtasis, finolis, glotis, martes, metamorfosis, oasis, paréntesis, tesis, víveres, viacrucis, etc.; clímax, dúplex, fax, télex, tórax, unixex.

[25] Por ejemplo, abogacía, agricultura, arquitectura, astronomía, carpintería, cólera, envidia, fisiología, horror, imprudencia, juventud, magnanimidad, mocedad, vanidad, vejez.

    Usados figuradamente, horrores nombra objetos horrorosos; imprudencias, actos imprudentes; juventudes partidarias, agrupaciones juveniles de los partidos políticos; vanidades, cosas que halagan la vanidad, etc.

[26] Ejemplos:

Los Cervantes no abundan

Hay muchos González en Uruguay

[27] Ejemplos:

Hay dos Freyre: uno chispeante y otro soporífero

Los Anchorena son muy ricos

[28] Por ejemplo:  Goyas para nombrar cuadros de Goya; Celestinas para nombrar alcahuetas.

 



         GRAMÁTICAS ESPAÑOLAS

         SINTAXIS FORMAL Y SIGNIFICADO

        Gramática elemental de la lengua española en formato PDF

        Esteban Saporiti

        Volver al índice