CONECTIVOS CAUSALES

Los conectivos causales significan que el hecho al que le conviene la cláusula siguiente es causa [1] del hecho al que le conviene la cláusula precedente.

La causación puede ser directa, como en

No pudo decir nada más porque Ulises (...) le asestó una segunda cuchillada en el costado. (G. García Márquez, La Increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada)

No puede ver, porque está de espaldas al camino. (H. Quiroga, El hombre muerto),

o indirecta, como en

no volvió a mirarse en un espejo (...) porque empezó a verse distinta de como se sentía. (García Márquez, Mi Amigo Mutis) [2].

Ofician como conectivo causal las palabras porque, pues y como, y las locuciones { ya / puesto / a causa de / en vista de / gracias a / dado / debido a / en vista de} que; p.ej.,

PORQUE:

No vi su rostro, porque me cegaba la luz. (J. L. Borges, El jardín de los senderos que se bifurcan)

El pueblo aplaude a su soberano, porque él le da prosperidad y dicha. (R. Palma, Tradiciones Peruanas).

PUES:

Eréndira no le contestó más, pues sabía que empezaba a extraviarse en el delirio (...). (G. García Márquez, La Increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada).

COMO:

Como acababa de llover, el agua goteaba aún por los cristales. (H. Quiroga, Manual del perfecto cuentista)

YA QUE:

La imprenta (...) ha sido uno de los peores males del hombre, ya que tendió a multiplicar hasta el vértigo textos innecesarios.(J. L. Borges, Utopía de un hombre que está cansado)

PUESTO QUE:

El silogismo no puede ser método de descubrimiento, puesto que las premisas (...) deben ya contener la conclusión. (M. G. Morente, Prólogo a ' Discurso del método' de R. Descartes)

A CAUSA DE QUE:

la Unidad bárbara de la República va a iniciarse, a causa de que un gaucho malo ha andado de provincia en provincia, levantando tapias y dando puñaladas. (D. F. Sarmiento, Facundo)

EN VISTA DE QUE:

anunció que, en vista de que la oposición no presentaba una alternativa política convincente, se resignaba a lanzar su candidatura para un tercer mandato consecutivo (...). (M. Vargas Llosa, Oro y esclavos)

GRACIAS A QUE:

Estos grandes astros han sobrevivido millones de años gracias a que se cuidan de no absorber los rayos ardientes que los amantes de todo el mundo les lanzan noche tras noche. (L. Esquivel, Como agua para chocolate)

DADO QUE:

dado que la aislación es una condición necesaria de la descripción del sistema (...), no debiera sorprender que fuera tan difícil predecir el comportamiento de sistemas abiertos (...). (M. Bunge, La ciencia, su método y su filosofía)

DEBIDO A QUE:

A Tita le angustiaba mucho no poder cancelar esta presentación debido a que la tía de John ya tenía ochenta años (...). (L. Esquivel, Como agua para chocolate)

EN VISTA DE QUE:

en vista de que no manifestaba muchas ganas de hablar, enmudecí. (Pío Baroja, Las inquietudes de Shanti Andía).

°

Precediendo a cláusulas de verbo infinitivo, también ofician de conectivo causal las preposiciones por y de; p.ej.,

Somos infortunados por estar aquí. (J. Rulfo, Pedro Páramo)

abandonaba la capital por encontrarse sin elementos para resistir (...). (R. Palma, Tradiciones Peruanas).

se te está pudriendo el seso de tanto andar al revés. (G. García Márquez, El último viaje del buque fantasma)

Tenía los ojos colorados de tanto desvelarse. (J. Rulfo, Pedro Páramo).

°

Lo mismo vale de la preposición a cuando precede a las cláusulas de infinitivo encabezadas por el artículo el; p.ej.,

los endurecidos ánimos se ablandaban rápidamente al calor de la confianza. (B. Pérez Galdós, Un faccioso más y algunos frailes menos)

De aquí que al contacto de la abeja, las hojas se cerraran, ocultando completamente al insecto. (H. Quiroga, La abeja haragana)

°

En las oraciones interrogativas, la variable qué sustituye a la segunda cláusula, y por es la variante normal de porque; p.ej.,

¿Por qué ignoraban quién era? (A. Bioy Casares, La Trama Celeste).

°°

Variantes.

En las oraciones compuestas por una cláusula de imperativo y una de indicativo, en ese orden, suele usarse que en vez de porque; p.ej.,

Volvamos, que ya es tarde. (Azorín, Las confesiones de un pequeño filósofo)

Ponte en mis manos, que nada conviene tanto a un hombre como llevar a su lado quien haga notar sus méritos (...). (J. Benavente, Los intereses creados)

métase a ladrón, que es un oficio como otro cualquiera. (R. Palma, Tradiciones Peruanas).

°

Las oraciones no porque Q W ( Q, cláusula de verbo subjuntivo; W, cláusula) son variantes de no es que W porque Q' ( Q', el resultado de sustituir en Q el verbo subjuntivo por su correspondiente indicativo); p.ej.,

no porque observase todo esto (...) se mitigaba mi tristeza. (B. Pérez Galdós, Narváez) <= no es que se mitigaba mi tristeza porque observaba todo esto

no porque me haya dejado en casa la bolsa, deja mi palabra de ser buena moneda. (R. Palma, Tradiciones Peruanas) <= no es que deja mi palabra de ser buena moneda porque me he dejado en casa la bolsa

no porque yo lo calle dejará de saberse (...). (B. Pérez Galdós, Gerona) <= no es que dejará de saberse porque yo lo callaré

no porque haya República en Francia, hemos de tener aquí Progresismo (...). (B. Pérez Galdós, Las tormentas del 48) <= no es que hemos de tener aquí Progresismo porque hay República en Francia

Por vanidad, no porque pensara reírse mucho, quería tener los labios suaves y brillantes (...). (L. Esquivel, Como agua para chocolate) <= Por vanidad quería tener los labios suaves y brillantes, y no es que quería tener los labios suaves y brillantes porque pensaba reírse mucho

aceptaron la versión de la canastilla, no porque la creyeran, sino porque los ponía a salvo de sus terrores. (G. García Márquez, Cien años de soledad) <= no es que aceptaron la versión de la canastilla porque la creyeron, sino que aceptaron la versión de la canastilla porque los ponía a salvo de sus terrores

aceptó su auxilio, no porque fuera bueno, sino porque era el único (...). (B. Pérez Galdós, España trágica) <= no es que aceptó su auxilio porque era bueno, sino que aceptó su auxilio porque era el único.

°°

Advertencias.

Es frecuente la omisión del infinitivo en las cláusulas de infinitivo SER precedidas por por; p.ej.,

Merecerías que te mate, no por cargarte al Chancho, sino por estúpido. (M. Vargas Llosa, Lituma en los Andes) <= ... por ser estúpido

de todas partes los echaban por locos. (H. Quiroga, La media de los flamencos) <= ... por ser locos

más que por hombre de guerra se le estimaba por galanteador y cortesano. (R. Palma, Tradiciones Peruanas) <= ... por ser hombre de guerra... por ser galanteador y cortesano.

°

Las oraciones no W porque Q ( W, cláusula; Q, cláusula de indicativo) son ambiguas: pueden entenderse como compuestas por no y la oración W porque Q - p.ej. en

No me asusto porque grita; me asusto porque tiene un cuchillo -

o como compuestas por la cláusula negativa no W, el conectivo causal porque y la cláusula Q - p.ej. en

No me asusto porque está bromeando.

En cambio, las oraciones no W porque Q ( W, cláusula; Q, cláusula de verbo subjuntivo) se entienden únicamente como compuestas por no y la oración W porque Q; p.ej. en

No me asusto porque grite.

°

En algunas frases de N ( N, frase nominal o sustantivo e n oficio de nombre de fenómeno fisiológico, enfermedad o estado anímico), de suele oficiar como porque y N como una cláusula de verbo indicativo; p.ej.,

su madre murió de la tisis. (J. Rulfo, Pedro Páramo)

los yacarés chiquitos se quejaban de hambre. (H. Quiroga, La Guerra de los Yacarés)

frotándose las manos de contento y entusiasmo (...). (D. F. Sarmiento, Facundo)

los tragaba sin masticar, gimiendo de gozo (...). (G. García Márquez, La Increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada).

°

Lo mismo vale respecto de la preposición bajo y de las locuciones debido a, a causa de, a consecuencia de, a impulsos de, a instancias de, a pedido de, a raíz de, a solicitud de, en vista de y gracias a, en oficio de porque, y de la frase nominal siguiente, en oficio de cláusula de indicativo; p.ej.,

parecía a punto de derrumbarse bajo la tremenda presión de la lluvia. (G. García Márquez, Cien años de soledad).

Debido a estos pueriles disentimientos, el Obispado (...) ha sido una manzana de discordia (...). (D. F. Sarmiento, Recuerdos de provincia)

Sólo yo sé lo que he sufrido a causa de esto. (J. Rulfo, Pedro Páramo)

39 aficionados perecieron arrollados a consecuencia de las violencias provocadas por los hooligans (...). (Vargas Llosa, El 'hooligan' civilizado)

Neleta sentía renacer sus fuerzas a impulsos de la cólera. (V. Blasco Ibañez, Cañas y barro)

Al día siguiente, a instancias de sus amigos, fue a visitar al doctor Alirio Noguera (...). (G. García Márquez, Cien años de soledad)

A pedido de Valerio, nos dieron permiso para echar la tropa en un potrerito pastoso (...). (R. Güiraldes, Don Segundo Sombra)

a raíz de las persecuciones religiosas del siglo XIII, los ortodoxos buscaron amparo en las islas (...). (J. L. Borges, Tlön Uqbar Orbis Tertius)

La operación (...) es perfectamente legal, si se realiza a solicitud de los padres de la niña. (M. Vargas Llosa, El sexo débil)

en vista de las condiciones anómalas de aquel juicio, aquéllos debían ser juzgados de nuevo (M. Vargas Llosa, Oro y esclavos)

El hombre es hombre gracias al lenguaje (...). (Octavio Paz, El lenguaje).

_______

[1] La noción de causa es difícil de explicar. Diré tan solo que decimos que A causa B cuando suponemos algún tipo de necesidad del hecho B cada vez que A acaece (si A es un hecho) o respecto de A (si A es un objeto no factual).

[2] Adviértase que lo que causa directamente el hecho de no volver a mirarse es la intención de no volver a mirarse; y que lo que causa esta intención es que empezara a verse distinta de como se sentía.

del hablar